Archivo de Público
Martes, 2 de Junio de 2009

Bono: "Sé tantas cosas de aviones militares que prefiero callarme"

El presidente del Congreso pronuncia una charla sobre la Transición y dice que el pueblo español es "el gran olvidado" de esa época

AGENCIAS / PÚBLICO ·02/06/2009 - 18:06h

GUILLERMO SANZ - El Presidente del Congreso de los Diputados Jose Bono imparte una conferencia sobre la transicion en la Universidad San Pablo CEU.

El presidente del Congreso, José Bono considera "absolutamente inaceptable" establecer una comparación entre el aborto y la pederastia y está convencido de que el prefecto de la Congregación para el culto Divino, Antonio Cañizares, "si hoy tuviese que hacer" las declaraciones sobre estas cuestiones que realizó la semana pasada "las matizaría". Del mismo modo, Bono defendió su condición de socialista y cristiano "aunque moleste a algunos" y lamentó cuando la Iglesia dispone a un partido político.

Bono se pronunció así antes de participar en el curso 'Etica y futuro de la democracia' en la universidad San Pablo CEU, de Madrid, cuando se le preguntó por las palabras del cabeza de lista del PP a las elecciones europeas, Jaime Mayor Oreja, quien vino a respaldar la opinión de Cañizares al afirmar que lo primero que hay que garantizar es la vida.

Bono ha reiterado además su fe cristiana y ha subrayado que su religión "es el amor"

 

"Hoy en la Cope han dicho que las declaraciones de Cañizares habían sido un fiasco, un error gravísimo, por no decir algo más. todo el mundo tiene derecho a opinar --agregó-- pero creo que el cardenal Cañizares si hoy tuviese que hacer esas declaraciones las matizaría". En este contexto, comentó que con sus palabras el cardenal pudo "evocar un grado comparativo entre el aborto y la pederastia que es absolutamente inaceptable".

En cuanto a las palabras de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, acerca de que un feto de trece semanas no es un ser humano, Bono apostó por la cautela y evitó sentar doctrina al respecto alegando que es abogado y no médico.

Tanto en su conferencia como en el coloquio posterior, Bono resaltó su condición de cristiano, pero haciendo hincapié en que "la fe no es ni un tributo ni un certificado de posesión de ninguna verdad terrenal". Por eso en su día coincidió con el que fuera presidente de la Conferencia Episcopal durante la Transición, Vicente Enrique y Tarancón, cuando "impidió que la democracia cristiana fuera el partido de la Iglesia". "Y lamento cuando la Iglesia tiene partido", remachó.

La polémica del Falcón

El presidente del Congreso no rehuyó ningún asunto de la actualidad. Habló incluso del Falcón de Zapatero y fue un tanto críptico: aseguró este mediodía tener "tantos" datos sobre el uso de aviones militares, en su condición de ministro de Defensa, que considera preferible no revelarlos en este campaña electoral.

"Como ex ministro de Defensa, sé tantas cosas en relación con el uso de aviones militares, que lo mejor que puedo hacer es no contestar", se limitó a afirmar cuando se le preguntó sobre esta cuestión. Interrogado sobre si considera que ésta es la peor campaña electoral que se recuerda, como dijo por la mañana el portavoz de CiU en la Cámara Baja, Josep Antoni Duran i Lleida, Bono respondió que para él fue "mucho más duro" cuando estuvo cerca de ir a la cárcel por ser socialista durante el franquismo.

¿Ética durante la campaña electoral?

El presidente del Congreso hizo estas declaraciones antes de pronunciar el discurso 'La transición democrática en España' en el marco de las Jornadas 'Etica y Futuro de la Democracia' que organiza la Universidad CEU San Pablo. Precisamente se le cuestionó si no era arriesgado hablar de ética y democracia "con la que está cayendo" en esta campaña electoral. Sobre esta cuestión, Bono señaló que entre los políticos "hay de todo".

"No estoy en disposición de apuntarme al juicio negativo y generalizado de ningún colectivo y, por su puesto, tampoco de los políticos españoles, donde lo que abunda es gente honrada, trabajadora y laboriosa", manifestó.

La Transición y religión

Ya durante su alocución, el presidente de la Cámara Baja hizo un prolijo repaso de los acontecimientos más importantes de la Transición española, elogiando el papel desarrollado por el Rey, por el ex presidente Adolfo Suárez, por la Iglesia, por el Ejército y por el pueblo español, cuyo protagonismo, según lamentó, fue "ignorado".

Bono puntualizó que le importa más "el componente de fe que el dogmático", aunque para algunos pueda ser "molesto, tanto de un campo como de otro", ya que, ha afirmado, "muchos creen que un buen socialista debe ser ateo".

Insistió en que él profesa la religión "del amor", con lo que se ha remitido así a unas palabras que le dirigió el entonces presidente de UNICEF, Joaquín Ruiz Giménez, que también fue procurador de las Cortes franquistas.

La Constitución

Tras insistir en que la Constitución fue fruto del acuerdo y el consenso, Bono ha pedido retomar "valores colectivos" y alejarse de "ideas esencialistas de España, Cataluña y País Vasco" porque España "no es algo que nos tiene, sino que tenemos".

"Quizá algunos no quieran la Constitución porque son contrarios a la igualdad que garantiza"

"Quizá algunos no quieran la Constitución porque son tan contrarios a esa radical igualdad que son contrarios a la España que garantiza esa igualdad".

Pese a que a alguien pueda "incomodarle" lo español, ha asegurado que el castellano no corre "ningún peligro" y ha instado a no utilizar las lenguas como instrumento de enfrentamiento, sino "para entenderse".