Archivo de Público
Martes, 2 de Junio de 2009

El Tribunal Supremo critica al CGPJ por archivar una denuncia contra Garzón sin investigarla

El Alto Tribunal considera que los hechos denunciados tienen una "gravedad evidente"

ÁNGELEZ VÁZQUEZ ·02/06/2009 - 15:26h

PÚBLICO - El juez Baltasar Garzón saliendo de la Audiencia Nacional.

El Tribunal Supremo ha vuelto a dar un disgusto al juez Baltasar Garzón. La Sala de lo Contencioso Administrativo revocó ayer el archivo de una queja presentada por el abogado Antonio Panea contra el magistrado para que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) investigara la veracidad de lo publicado en un libro que le atribuía el cobro de 100.000 dólares, procedentes del Banco Santander, por cada una de las 17 conferencias que, según la publicación, ofreció durante su estancia en Nueva York. El CGPJ había archivado esta causa, sin realizar ninguna investigación, el 29 de abril de 2008.

Pocos meses después, el 10 de junio de 2008, el propio Panea y el abogado José Luis Mazón presentaron una querella ante el Supremo por los mismos hechos, en la que acusaban a Garzón de cohecho y prevaricación. La Sala de lo Penal del Alto Tribunal cifró en 203.000 euros los cobros recibidos por el juez, pero decidió archivar la querella al entender que no había delito. Sin embargo, aprovechó para enviar sus conclusiones al CGPJ para que este investigase si el juez había cometido dos faltas muy graves: por no abstenerse en una querella contra el presidente del Santander y por haber cobrado más de lo fijado en la ley (ver recuadro). El CGPJ inició su investigación el pasado 10 de marzo.
Por tanto, la sentencia dictada ayer por el Supremo no supone abrir una nueva investigación, dado que el CGPJ ya estaba estudiando los mismos hechos desde marzo. Pero el fallo del Alto Tribunal no deja de tener trascendencia, ya que impide la posible prescripción de las faltas disciplinarias que pudo cometer el magistrado.

La versión del juez

Garzón ha centrado sus alegaciones en que el CGPJ nunca le preguntó cuánto iba a percibir durante su estancia en Nueva
York y aún así le concedió permiso y le prorrogó la estancia. Precisamente por esa circunstancia, algunas fuentes del Consejo señalan que a día de hoy no se aprecia responsabilidad disciplinaria en la actuación del juez.

Otras fuentes destacan que aún no se conoce la propuesta que prepara el Servicio de Inspección, ni si será estudiada por la Comisión Disciplinaria del 9 de junio.

La resolución de ayer es muy dura con el CGPJ, porque los hechos denunciados "tienen una gravedad evidente, que exigía del Consejo su comprobación, sin que pueda servir como excusa que el denunciante los haya conocido de un libro".

Ante aquella queja, Garzón se limitó a decir que, "sin perjuicio de las acciones legales y civiles" que podría ejercer, no tenía "nada que informar". Los abogados que presentaron la queja inicial interpusieron posteriormente la querella resuelta por el Alto Tribunal y que adelantó lo ordenado ahora: realizar las pruebas necesarias para investigar lo cobrado.

Las resoluciones sobre los cobros en Nueva York se suman a otra del Supremo, que admitió la semana pasada a trámite una querella por prevaricación contra el magistrado por la instrucción de los crímenes del franquismo. Fuentes del CGPJ descartaron suspender al juez hasta que no se decida que será juzgado. El Supremo debe decidir sobre el recurso de Garzón contra la admisión a trámite de la querella.