Archivo de Público
Martes, 2 de Junio de 2009

Rajoy también se va de mitin con Bárcenas

El tesorero del PP, implicado en la trama Gürtel, reaparece en Santander

MARÍA JESÚS GÚEMES ·02/06/2009 - 09:00h

Rajoy bebe leche en su visita a una instalación láctea. - EFE

En primera fila y separado de Rajoy por cuatro asientos, el senador por Cantabria Luis Bárcenas seguía ayer el mitin de los conservadores en Santander. El tesorero del PP, implicado en el caso Gürtel, no se ocultaba.

Se le veía bastante delgado. En el partido dicen que ha perdido cerca de 14 kilos, fruto de la preocupación con la que ha vivido estos últimos meses. Bárcenas vio como su nombre e iniciales aparecían en el sumario del juez Garzón, pero rechazó que se refirieran a él. También negó, a través de varios comunicados, que mantuviera una relación ilícita con el cerebro de la trama de corrupción, Francisco Correa, y que hubiera recibido de él grandes cantidades de dinero.

A pesar de estar en el ojo del huracán, Rajoy le mantiene en su cargo, dejando con ello patente su apoyo. En el PP temían que le imputarán ya en precampaña. Y aún a día de hoy, no las tienen todas consigo. Pero el líder conservador, que defiende la presunción de inocencia, no dudó ayer a la hora de retratarse junto a él. Tal y como hizo la semana pasada con los imputados Francisco Camps, Ricardo Costa y Carlos Fabra.

Por cierto que Rajoy visitará hoy de nuevo la Comunidad Valenciana, para dar un mitin en la plaza de toros, junto a los principales dirigentes del PP regional. Es la tercera vez que acude en campaña al feudo de Camps, convertido así en la autonomía más visitada por el líder conservador.

Rajoy aparca el Falcon

Nada más tomar la palabra, Rajoy dio las gracias a su auditorio diciendo que sus ánimos era lo que ayudaban al PP "a plantar cara". Un día después de que se celebraran los actos de las Fuerzas Armadas, aterrizaba en Santander sin hablar del Falcon de Zapatero ni de Carme Chacón.

Llevaba nuevo material. Rajoy denunció que los socialistas mienten hasta "por escrito". Se refería a la carta que el PSOE ha enviado a los votantes donde se afirma que la derecha quiso implantar la jornada de 65 horas. El líder del PP tronó al afirmar que había sido su partido quien había votado en contra de este proyecto de directiva.

También quiso ayer hablar del aborto. Para él se trata de "un bollo" para desviar la atención de la crisis económica. Rajoy no llegó tan lejos como Mayor Oreja, quien dijo que estaba de acuerdo con el cardenal Cañizares en que el aborto era peor que la pedofilia. A su juicio, es una norma que "divide" a la sociedad y a las familias y recordó que el PP recurrirá la ley ante el Constitucional porque es "inaceptable en el fondo y en la motivación".

Rajoy no hizo mención a las encuestas pero sí habló de su candidato vaticinando que Mayor volvería "a cascar" a López Aguilar en el debate porque es un político "serio, sensato, solvente y previsible que no lanza eslóganes".