Archivo de Público
Martes, 2 de Junio de 2009

El Gobierno rechaza ampliar la ley antitabaco

 

 

ALBERT MARTÍN VIDAL ·02/06/2009 - 08:00h

El Gobierno rechaza, por ahora, la opción de ampliar la prohibición de fumar a todos los establecimientos públicos. Así lo comunicaron ayer fuentes del Ministerio de Sanidad y Política Social, que recordaban que las comunidades autónomas tienen competencias para endurecer esta normativa.

El Gobierno respondía así a la propuesta formulada desde Catalunya por la consellera de Salut, Marina Geli, que se mostró partidaria el domingo, coincidiendo con el Día mundial contra el tabaquismo, de prohibir el tabaco en todos los espacios públicos sin excepciones.

Geli agregó que si no se aprueba una regulación europea, a finales de este año la Generalitat impulsará una ley propia. Según fuentes del Departament, la propuesta pasaría por ilegalizar este hábito en todos los establecimientos públicos bares, restaurantes, discotecas sin excepciones. Además, matizaron que están a la espera de comprobar si el Ministerio tiene intención de modificar la Ley.

El Ministerio recordaba ayer que en algunas autonomías, como Madrid, no se está cumpliendo la actual legislación antitabaco. Días atrás Consumidores en Acción denunciaba que uno de cada cinco bares incumplen la obligación de indicar en la entrada si en el recinto se puede o no fumar.

Demanda pública

La actual normativa, en vigor desde enero de 2006, prohibía fumar en el lugar de trabajo y dejaba en manos de los propietarios de bares o restaurantes menores de 100 metros cuadrados la elección de permitir o no el tabaco siempre y cuando lo indicaran con claridad a los clientes. En los locales más grandes, la ley hacía posible habilitar un espacio para fumadores y otro libre de tabaco si éstos quedaban convenientemente separados.

Una encuesta publicada hace dos semanas desvelaba que el 71% de los españoles son partidarios de reformar la actual Ley Antitabaco para prohibir fumar en todos los espacios públicos. Además, el 50% de los fumadores quiere también una normativa más dura.