Archivo de Público
Martes, 2 de Junio de 2009

El Comité de Bioética pide regular la objeción de conciencia

Sus miembros apoyarán la reforma de la Ley del Aborto en un comunicado

 

RUTH ARIAS ·02/06/2009 - 08:00h

EFE - Victoria Camps y Marcelo Palacios, ayer en Gijón.

Es en los pocos asuntos del debate sobre la Ley del Aborto en el que hay un consenso dentro del Comité Español de Bioética. La necesidad de regular la objeción de conciencia está clara y es algo que sus 12 miembros comparten. "La objeción es un derecho pero en los casos de atención sanitaria, que repercuten en terceras personas, debería tener una normativa. Es absolutamente necesario", afirmó ayer Victoria Camps, presidenta del Comité, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del grupo celebrada en Gijón (Asturias). El anteproyecto de la nueva Ley del Aborto marcó el orden principal del día.

El comité elaborará un documento específico sobre la objeción de conciencia en el espacio de unos meses. No se referirá únicamente a los casos de interrupción voluntaria del embarazo sino también a temas sanitarios en general, e incluirá asimismo los casos de eutanasia o de huelga de hambre.

El grupo también apuesta por que se garantice que en los centros públicos se ofrezca una prestación que, como el aborto, está regulada por la ley. En la actualidad, apenas el 3% de los abortos se realiza en la red pública, según datos del Ministerio de Sanidad.

Autonomía de la mujer

Uno de los puntos que el Comité de Bioética señala como fundamental es que el aborto deje de ser considerado un delito para verse como un "reconocimiento a la autonomía reproductiva de la mujer", señaló Camps junto al presidente de la Sociedad Internacional de Bioética, Marcelo Palacios. Ambos consideran que una ley de plazos es "más correcta" que la actual normativa. "La ley vigente tiene un enorme coladero en el supuesto de salud psíquica de la madre y eso ahora se intenta corregir", manifestó Camps.

El documento que elabore este grupo de expertos, y que estará listo antes del verano, pretende ofrecer una reflexión profunda sobre este tema tan controvertido. Es muy probable que haya votos particulares, debido a la pluralidad de los miembros. Aunque Palacios quiso recordar que en cuestiones de bioética se tiende a la universalización y "tres cuartas partes de los países del mundo tienen leyes despenalizadoras".