Archivo de Público
Lunes, 1 de Junio de 2009

Hundimiento global

El Betis se va a Segunda en medio de un clamor pidiendo la marcha de Lopera. Desde el descenso del domingo los dirigentes del club están desaparecidos

ALBERTO CABELLO ·01/06/2009 - 21:00h

EFE - Los aficionados del Betis protestan por el descenso.

"Esta situación se explica con la escena de la película Hundimiento en la que Hitler escondido en su búnker todavía confía en que sus tropas lleguen por el Norte y el Sur para reconquista Berlín. Lopera está igual, está vencido y no se da cuenta. Ha perdido el rumbo", con este símil explica José Manuel Tirado, presidente de la plataforma Por Nuestro Betis, la crisis que vive la institución verdiblanca. El equipo desciende a Segunda en medio de un claro y largo divorcio entre buena parte de la masa social y el máximo accionista Manuel Ruiz de Lopera. "Es sevillista, vete ya", varios furgones de la Policía tuvieron que hacer guardia el domingo a las puertas de su casa.

La gestión del club está denunciada ante la Justicia por delito societario

A la hora de escribir esta noticia ningún consejero del equipo ha dado la cara para dar un poco de cariño a una afición desconsolada. Silencio total. Sólo unas pocas palabras desde la radio oficial del club para decir lo de siempre: "el que quiera una oferta que la haga y Lopera la estudiará". El máximo accionista posee el 51% de las acciones del club, otros consejeros afines a él cuentan con otra pequeña porción de títulos. Las plataformas opositoras cuentan con una minoría. Así que el único movimiento para cambiar el mando del Betis pasa por la venta de acciones. Pero Lopera pide una millonada y la situación económica del club es de todo menos diáfana.

35 millones en fichajes

Hubo negociaciones a principio de temporada con el empresario Luis Castell. Luego apareció un misterioso grupo denominado BSport que hasta puso fecha para el traspaso de los títulos. Al final todo pareció un globo sonda lanzado por el propio Lopera. A mediados de temporada se filtró el nombre de un jeque árabe que fue más farol que otra cosa.

Con 46 millones de euros de presupuesto y 35 invertidos en fichajes, el domingo se consumó el descenso de un equipo que gasta hasta tres y cuatro veces más que Sporting, Málaga, Valladolid o Getafe. La plantilla se moldeó para asentarse, al menos, entre mitad de la tabla, pero la quiebra institucional ha terminado por contagiar a toda la red del club hasta llegar al césped. Juanito, el capitán, sí dio la cara ayer. "Pedimos disculpas a los aficionados por no lograr el objetivo. Lo hemos dado todo en el campo, pero han fallado muchísimos aspectos", reconoció en Canal Sur el próximo jugador del Atlético de Madrid.

La oposición asegura que la institución está en quiebra técnica

Lopera no se presenta en el palco, el consejo de administración no se reúne, "este equipo tiene un modelo de gobierno unipersonal que ya está agotado. Hay que profesionalizar el club. No digo ya ponerlo en el siglo XXI, pero sí al menos en el XX", apunta Tirado.

Ante las trabas para la venta del club, la vía judicial podría ser el camino por el que el club cambie de manos. Los grupos opositores denunciaron a Lopera por presunto delito societario, falsedad documental y apropiación indebida, "el descenso a Segunda es un drama económico para un equipo en quiebra técnica. Ahora mismo la pregunta no es cuánto vamos a pagar por las acciones del Betis, sino cuánto tendría que devolver Lopera al club", denuncia Por Nuestro Betis. Si se demostrasen todos estos delitos, la justicia podría desposeer a Lopera de las acciones y abrir una puerta ahora misma cerrada .

Nuevas generaciones

Esta racha de cuatro años pésimos del Betis coincide con la mejor etapa del Sevilla, "los niños se fijan en el equipo ganador. ¿Quién se va a enamorar de un equipo que lleva unos años malos. Estamos ante el peligro de perder a toda una generación de nuevos aficionados. Los más jóvenes van a tirar por un equipo que gana y juega la Champions. No por uno que está en Segunda", advierte Tirado.