Archivo de Público
Lunes, 1 de Junio de 2009

Arturo Fernández. Un hospital con Ulibarri y servicios de restauración

Cantoblanco retuvo por procedimiento negociado el bar del Ramón y Cajal

I. ESCOLAR / A. GUTIÉRREZ ·01/06/2009 - 07:22h

Amigo de Esperanza Aguirre desde que ambos eran alumnos del Colegio Británico y presidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández atesora importantes adjudicaciones. El Registro de Contratos de Madrid, consigna desde 2004 ocho que le reportaron ingresos de 626.000 euros más la concesión del comedor del servicio de informática, y de las cafeterías del Hospital Ramón y Cajal y Vicepresidencia del Gobierno. En esas ocho adjudicaciones figuran tres cursos asignados en 2005 y 2007 por el Servicio Regional de Empleo (597.000 euros). No se computa la ya citada adjudicación del Auditorio de El Escorial ni la que, en alianza con el grupo Ploder y otros empresario, entre ellos el imputado en el caso Gürtel José Luis Ulibarri, obtuvo para la construcción y gestión del Hospital de Vallecas. Otorgada en 2005 por 30 años, esa concesión garantiza a sus gestores 15,4 millones de euros anuales procedentes de las arcas públicas de Madrid. Arturo Fernández donó 57.000 euros a Fundescam en cuatro entregas repartidas entre el 7 de mayo de 2003 y el 16 de marzo de 2004.

La concesión más sustanciosa tras la del hospital de Vallecas, se otorgó mediante procedimiento negociado. A cambio de un canon total de 2,781.862 euros, Grupo Cantoblanco logró en abril de 2006 la explotación por cuatro años del servicio de cafetería del Hospital Ramón y Cajal, uno de los mayores de España. Cantoblanco ya gestionaba ese servicio desde 2001 cuando, bajo el Gobierno de Aznar, ganó el concurso convocado por el Insalud, que entonces gestionaba ese centro.

También mediante procedimiento negociado obtuvo, el 2 de enero de 2004 y con canon cero, la gestión de la cafetería interior para funcionarios del edificio anexo a Vicepresidencia. En diciembre de 2007, volvió a recibir la adjudicación.

En la lista hay un cuarto contrato a dedo otorgado por la Comunidad: el de la celebración del Día de la Constitución en 2005, por el que Cantoblanco cobró 29.600 euros.