Archivo de Público
Viernes, 29 de Mayo de 2009

Rajoy ensaya el discurso que le gustaría hacer con Camps

Reinvidica al líder de los conservadores canarios y tacha de «indecente» al PSOE

MARÍA JESÚS GÜEMES ·29/05/2009 - 01:00h

Mariano Rajoy ensayó ayer el discurso que le gustaría hacer algún día con Francisco Camps, el presidente de la Generalitat valenciana. En su viaje a Canarias, el jefe de la oposición reivindicó la inocencia de José Manuel Soria tras archivarse el caso Salmón que le imputaba por un presunto delito de cohecho y denunció el comportamiento "inaceptable" de los socialistas en las Islas.

El líder del PP apeló en repetidas ocasiones al Estado de Derecho y, muy indignado, pidió "juego limpio" y "decencia democrática". "El PSOE en Canarias pretende condenar a la gente sin juicio y sin defensa", mantuvo al tiempo que lo calificaba de "indecencia".

Además lamentó que, a pesar de que la Justicia hubiese emitido su fallo, aún pretendieran "ejecutar" a Soria. "Son los Torquemada del siglo XXI", dijo reutilizando las palabras del mitin de Alicante que compartió con Camps. Allí vaticinó que la historia del dirigente valenciano tendría un "final feliz". A Mariano Rajoy le gustaría que fuese el mismo que el de Soria.

El PP cree que en Canarias sufren un permanente acoso y derribo. Por eso Rajoy expresó "total apoyo" a sus compañeros. El dirigente conservador, viendo que la corrupción no va a descolgarse de la campaña ha optado por darle la vuelta a la tortilla. Así, deja de lado el caso Gürtel y se toma la revancha con Chaves o utiliza el ejemplo Soria para defender de forma implícita a Camps.

Rajoy dio ayer su primera rueda de prensa en lo que lleva de campaña en una fábrica de vidrios. Desde allí anunció que no piensa tolerar "de ninguna de las maneras, la bochornosa y lamentable actuación del PSOE canario" y la de Juan Fernando López Aguilar que le parece "impropia de una democracia avanzada y civilizada como la española". "¡No lo acepto!", proclamó enfadado.

Después asistió a una comida con más de 500 militantes. La máxima era todos con Soria y se cumplió. El líder del PP canario agradeció "el aliento, apoyo y estímulo" de su jefe de filas. Este le correspondió ensalzando su "extraordinaria" trayectoria y advirtiendo que a Soria, "mal que le pese a algunos", le queda mucho recorrido.

Rajoy aprovechó la ocasión para comentar además que su partido había pedido "explicaciones" al ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para que explicara la actuación policial en el caso Faycán, relacionado con una presunta trama de corrupción descubierta en el Ayuntamiento de Telde. El PP cree que es un montaje para "perjudicar" a sus cargos. Y el líder del PP sostuvo que se aclarará porque irá "hasta el final" en el Parlamento.