Archivo de Público
Viernes, 29 de Mayo de 2009

Sri Lanka se apunta una victoria en la ONU

El Gobierno no será investigado por crímenes de guerra

ELISA RECHE ·29/05/2009 - 01:32h

D. GRAY / REUTERS - Una valla de alambre delimita el campo de desplazados de Menik Farm.

Sri Lanka ha logrado una nueva victoria política tras haber acabado la semana pasada con la guerrilla tamil. El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó ayer una resolución que alaba el triunfo de la antigua Ceilán sobre los Tigres Tamiles y rechaza la petición de investigación de posibles crímenes de guerra cometidos por ambas partes en la ofensiva final de la guerra civil que duró 26 años.

Colombo también se apuntó un éxito diplomático al evitar que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU exigiera un acceso completo de las agencias humanitarias a los campos de desplazados y una solución política destinada a resolver la situación de la minoría tamil, tal y como fue planteado por los países europeos con el respaldo de Canadá, Chile y México.

Evitar injerencias externas

En su lugar, una mayoría de países de Asia, África y Oriente Próximo apoyó la resolución presentada por Sri Lanka que aboga por que cada Estado resuelva sus asuntos internos sin interferencias externas.

"Esto supone un fuerte apoyo a los esfuerzos de nuestro presidente para aplastar el terrorismo y resolver con éxito la mayor crisis mundial de rehenes", afirmó hoy el ministro ceilandés de Derechos Humanos, Mahinda Samarasinghe. La prensa ha defendido la resolución como el apoyo explícito de la comunidad internacional a su Gobierno.

El resultado descafeinado de esta sesión especial convocada a raíz del alto número de civiles fallecidos durante el ataque final y el trato a los refugiados tamiles cuestiona la eficacia de un organismo creado en Naciones Unidas hace tres años para salvaguardar los derechos humanos.

El Ministerio de Defensa ceilandés no reconoce en su web ni uno de los 7.000 civiles, según cifras de la ONU, que murieron durante los últimos cuatro meses de guerra civil.

El grupo Human Rights Watch ha expresado una gran decepción por el resultado de la reunión del organismo de la ONU. "La resolución fracasa a la hora de hacer que el Gobierno de Sri Lanka rinda cuenta de sus actos", señaló Juliette de Rivero, la directora dela organización en Ginebra.

El Gobierno ceilandés, por otro lado, ha relajado las restricciones a las agencias humanitarias para acceder a los campos de refugiados tamiles. "A raíz de la visita de Ban Ki-moon ha mejorado el acceso a los campos", explica David White, portavoz de Oxfamen Sri Lanka.

Entre los desplazados del campo de Menik Farm en Vavuniya se encuentran los padres del fallecido líder de los Tigres, Velupillai Prab-hakaran.

Aunque la pareja no estaba implicada en la lucha armada, se teme por su seguridad en medio de la tensión que se vive en el campo.