Archivo de Público
Miércoles, 27 de Mayo de 2009

El juez coteja los datos del sastre de Camps

Declaran en el Tribunal Superior representantes de las tiendas donde se compraron las prendas

B. T. ·27/05/2009 - 17:00h

EFE - El abogado de Milano huye de las cámaras.

El juez que investiga el caso Gürtel en Valencia interrogó ayer a dos representantes de las tiendas en las que se vendieron los trajes que Francisco Camps, presidente autonómico, recibió presuntamente como regalo de la trama corrupta. La información aportada servirá al instructor para comprobar la veracidad del testimonio del sastre de Camps y ex director de ambas tiendas, José Tomás, que la pasada semana describió cómo los supuestos cabecillas de la trama Gürtel abonaban habitualmente la ropa que el presidente se probaba.

El primero en comparecer ayer fue el perito contable de la cadena de lujo Forever Young, que a la salida del tribunal rehusó hablar del contenido del interrogatorio. Sólo contestó con un "suficiente", cuando se le preguntó si el juez se había dado por satisfecho con la documentación que había traído sobre las cuentas del establecimiento. Fue entonces el turno del abogado de Milano. El letrado, obsesionado con evitar las preguntas de la prensa, salió del Palacio de Justicia por una puerta secundaria y corrió durante varias manzanas, sin poder evitar que los fotógrafos le dieran caza. Camps recibió más de 12.000 euros en trajes de ambas tiendas, según el juez Garzón.

El perito contable de Forever Young entrega documentos al instructor

Ambos testigos completaron la ronda de testimonios anunciada por el juez, José Flors. El martes, el magistrado intentó averiguar si la empresa que presuntamente regaló los trajes a Camps, Orange Market, recibió a cambio un trato de favor de la Generalitat en forma de contratos públicos. Para ello, Flors interrogó a 35 altos cargos y funcionarios de libre designación (aquellos cuya permanencia en su puesto depende del criterio del político que dirige su departamento). Cada uno compareció cinco minutos, en los que, según se publicó ayer en varios medios de comunicación, negaron ante el juez haber recibido presiones de sus superiores para contratara Orange Market.

La trama ha recibido al menos 5,5 millones de euros de la Generalitat. Es imposible conocer el montante total de las adjudicaciones, ya que el Gobierno de Camps se niega a facilitar la información a la oposición. El Ejecutivo remite a quienes preguntan a una plataforma de contratación en Internet, en la que es imposible acceder a los contratos porque no existe la opción de buscar por empresa adjudicataria.