Archivo de Público
Miércoles, 27 de Mayo de 2009

PSOE y PP se atizan con el uso de aviones oficiales y la Gürtel

El viaje de Zapatero a un mitin en un Falcon militar enturbia más la campaña

G. LÓPEZ ALBA ·27/05/2009 - 08:00h

Estaba la campaña del 7-J poco contaminada por asuntos ajenos a las elecciones al Parlamento de Europa y se ha acabado de gripar con un clásico doméstico propio de estas temporadas: el uso por el presidente de turno de un avión de las Fuerzas Armadas para desplazarse a un mitin de su partido, lo que hizo Zapatero el domingo al viajar a Dos Hermanas (Sevilla) en un Falcon 900. En un bucle perfecto, el PSOE atacó el lunes por la mañana con el caso Gürtel, el PP respondió por la tarde con la denuncia del "abuso" del avión oficial y ayer nadie quiso quedar fuera de la melé.

Cuando se trata de elecciones generales, el comienzo de la campaña oficial convierte en presidente "en funciones" al inquilino de La Moncloa, lo que le inhabilita claramente para el uso de medios oficiales en actividades partidistas, máxime si como suele ocurrir es también candidato. Pero en convocatorias como la actual, el presidente, aunque sea el líder de su partido, ni es candidato ni deja de ser el jefe del Ejecutivo, por lo que el juicio sobre el uso de tales medios difiere entre el partido del Gobieno y los de la oposición.

PP, IU, PNV y ERC exigen al líder del PSOE que abone el coste del viaje

"El presidente del Gobierno lo es en todo momento y realiza sus desplazamientos como tal, sujeto a las medidas de seguridad a las que le obliga su cargo y siguiendo las mismas reglas que han regido para los anteriores presidentes", se argumentó desde La Moncloa.

Desmentidos y acusaciones

La coletilla final provocó la respuesta de José María Aznar, a través de la Fundación (FAES) que preside: "(Aznar) no utilizó aviones militares en sus desplazamientos para participar en actos de partido".

El PSOE dice que Aznar también lo hizo y el ex presidente lo niega

Acción, reacción. El PSOE, por boca de Antonio Hernando, vicecoordinador de la campaña, respondió subiendo al avión a los imputados del caso Gürtel: "En los Falcon utilizados por Aznar para desplazamientos relacionados con la campaña de las municipales y autonómicas de 2003 viajaban como asesores del presidente Alfonso Bosch y Alberto López Viejo, imputados por delitos de corrupción relacionados con la trama Gürtel como sospechosos de cobrar comisiones pagadas precisamente por la adjudicación de los actos organizados por el PP en campaña electoral".

La polémica trascendió al pulso bipartidista. IU, PNV y ERC instaron a Zapatero a dar explicaciones e incluso como el PP a devolver el dinero gastado, por entender que se trata de una "mala utilización de un bien de carácter público", en palabras de Gaspar Llamazares, e incluso "un aprovechamiento ilícito", en expresión de Joan Ridao, de ERC. Sólo UPyD lo juzgó una "cuestión menor" y asumió como válido el argumento de que el presidente "no deja de ser el presidente" en ningún momento.

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, defendió que "no se puede disponer de algo que es público para un acto privado" y su grupo en el Congreso solicitó la comparecencia de la ministra de Defensa y de la responsable de Presidencia, María Teresa Fernández de la Vega. Ya puestos, en una estrategia de denuncia de "despilfarro" y "abuso" de los socialistas, Esteban González Pons, que tachó a Zapatero de "gorrón", señaló que De la Vega también usó un avión militar el 19 de marzo para asistir a las Fallas en Valencia y Celia Villalobos dijo que Magdalena Álvarez llegó a usar hasta "90 veces" aviones militares, en cuarenta ocasiones para ir a su Andalucía natal.