Archivo de Público
Domingo, 24 de Mayo de 2009

El Wolfburgo, el Rangers y el Standard se coronan y Francia espera campeón

EFE ·24/05/2009 - 23:24h

EFE - Los jugadores y equipo técnico del Wolfsburgo celebran tras ganar la final de la Bundesliga alemana disputada contra el Werder Bremen en el estadio Volkswagen Arena, en Wolfsburgo, Alemania. El Vfl Wolfsburgo se coronó nuevo campeón alemán con una goleada en casa ante el Werder Bremen (5-1) en la última jornada de la Bundesliga.

El Wolfsburgo en Alemania, el Glasgow Rangers en Escocia y el Standard Lieja en Bélgica, ampliaron la relación de campeones de los principales torneos del Viejo Continente, en el tramo final del curso y a expensas sólo de la coronación en ligas como las de Francia o en Turquía.

El Vfl Wolfsburgo, un teórico modesto, distanciado inicialmente de la condición de favoritos que acaparan los clubes tradicionales de Alemania, conquistó su primera Liga. La selló a lo grande, con una goleada ante el Werder Bremen (5-1) que convirtió la cita en una fiesta para su afición.

El equipo entrenado por Felix Magath sólo fue tomado en consideración cuando se instaló en la cima de la tabla. En la vigésima sexta jornada, tras golear al Bayern Múnich.

El brasileño Grafite, que marcó dos de los cinco goles del Wolfsburgo ante el Werder, fue, además, el máximo goleador de la temporada. Firmó veintiocho goles. Dos más que su compañero, Edin Dzeko, que logró 26.

El Bayern tuvo que conformarse con el segundo puesto y amarrar la clasificación directa para la Liga de Campeones después de vencer al Sttutgart, que jugará la previa de la máxima competición continental al ser tercero tras la derrota sufrida por el Hertha ante el Karlsruher SC (4-0).

El Hertha tiene que consolarse con poder disputar la nueva Liga Europea UEFA. Junto al Hamburgo, que ganó a domicilio al Eintracht.

En Escocia, el Glasgow Rangers, del que forman parte los españoles Nacho Novo y Aarón Ñíguez, conquistaron su 52 título de la Liga tras vencer en el campo del Dundee United (0-3) en la trigésima octava y última jornada del torneo.

El Rangers, que afrontó la sesión con dos puntos de renta sobre su perseguidor, arrebató la corona a su gran adversario y vigente campeón, el Celtic, que fue incapaz de ganar en su estadio al Hearts (0-0).

El 52 título del equipo protestante, es el primero desde 2005, que pone fin a la hegemonía del Celtic, campeón en las tres últimas campañas.

El Standard Lieja ganó el desempate frente al Anderlecht y revalidó el título de la Liga de Bélgica. Es el décimo título del equipo que dirige László Bölöni, que mantuvo el mano a mano con el conjunto de Brusealas hasta el final. Disputará la tercer ronda de la Liga de Campeones. El Anderlecht entrará una antes.

En Francia y en Turquía aún hay asuntos pendientes. Al Burdeos le resta un punto para ser campeón en el torneo galo y terminar definitivamente con la dictadura que ha implantado en los últimos siete años el Lyon. El Olympique Marsella ganó a domicilio al Nancy y evitó el 'alirón' de su rival.

Igual que en Turquía, donde el Besiktas está a orillas de arrebatar la corona al Galatasaray, al que venció gracias a un gol de Yusuf Simsek. El Sivasspor, el otro aspirante, ganó al Genclerbirligi, pero no depende únicamente de su marcador para conquistar el título en la última jornada.

Inglaterra, con los primeros puestos definidos, el Liverpool segundo y el Chelsea tercero, contempló el descenso del Newcastle United de Alan Shearer. Un histórico de la Premier, que abandona tras dieciséis años de estancia. También bajó el Middlesbrough, no hace mucho subcampeón de la Copa de la UEFA, que perdió frente al Sevilla.

Se libró el Hull City, que se batía ante el flamante finalista de la Liga de Campeones, un Manchester United que afrontaba el último día de curso con tranquilidad bajo la mirada atenta del escocés Alex Ferguson.

En Italia, el Milán se complicó la vida a falta de un partido para la conclusión de la Liga. Perdió su encuentro ante el Roma y permitió que el Juventus le diera alcance en la carrera por el segundo puesto. En la despedida de Paolo Maldini de San Siro.

El defensor italiano, que el próximo 26 de junio cumplirá 41 años y que se retira del fútbol profesional, pone fin a 25 años en el campo milanés con una derrota por 3-2 en un partido que estuvo perdido desde la primera parte y que tuvo un final frenético, ante un rival que se jugaba el pase a Europa la próxima temporada.