Archivo de Público
Sábado, 23 de Mayo de 2009

Un equipo secuencia en tiempo récord el ADN del virus

 

El trabajo, que ha publicado Science, no logra explicar cómo infecta a los humanos

JAVIER YANES ·23/05/2009 - 08:00h

CDC -

Un consorcio de investigadores dirigido por la Organización Mundial de la Salud en el Centro para el Control de Enfermedades de EEUU ha secuenciado en tiempo récord el ADN del virus de la gripe A(H1N1). Las secuencias proceden de la lectura total o parcial de siete muestras del virus aisladas en México y 44 en EEUU. Los resultados, publicados ayer con carácter de urgencia en la edición digital de Science, revelan el origen del virus y ayudarán en los trabajos destinados a elaborar una vacuna contra la nueva gripe.

Los científicos no han podido ubicar dónde reside la capacidad del virus de infectar a los humanos, ya que los marcadores de virulencia de la gripe de 1918 y de la gripe aviar H5N1 están ausentes.

Las secuencias muestran un total de ocho genes cuya combinación no se había registrado hasta ahora en cerdos o humanos, pero cuya procedencia es identificable. Todos ellos tienen su origen en las aves y saltaron al cerdo en distintos momentos entre 1918 y 1998. Dos de los genes se conocen en cerdos euroasiáticos desde 1979, mientras que los otros seis se reunieron por una triple recombinación de virus porcinos, humanos y aviares, siendo detectados en Norteamérica desde 1998 y posteriormente en Asia. Estos cócteles de genes son frecuentes en los virus de la gripe, que tienden a intercambiar material genético.

El hecho de que los genes de esta gripe hayan pasado varios años circulando sin ser detectados aconseja, dicen los científicos, una mayor vigilancia de las granjas porcinas para prevenir la aparición de nuevos virus. El estudio advierte: "Es probable que hayan emergido más virus recombinantes, pero que aún no se hayan detectado".

Para estudiar una posible protección con vacunas actuales, los investigadores examinaron la respuesta de anticuerpos en hurones a la hemaglutinina, la proteína que el virus usa como llave para invadir las células y que suele ser la diana de las vacunas. La inmunización de los animales con gripe estacional humana no provocó reacción contra el nuevo virus.