Archivo de Público
Sábado, 23 de Mayo de 2009

"No me gusta que Ferrari quiera privilegios"

Frank Williams, director de Williams, quiere que la escudería italiana siga en la F1, "pero sin obtener ventajas"

VÍCTOR SEARA ·23/05/2009 - 08:00h

EFE - El británico Frank Williams, jefe de la escudería Williams, se dirige a una reunión de la Asociación de Equipos de Fórmula Uno.

Sir Frank Williams (67 años) es una leyenda viva. Fundador, en 1966, y director del equipo Williams, luce siete títulos mundiales de pilotos y nueve de constructores. Sentado en la silla de ruedas a la que vive atado desde un fatal accidente de tráfico en 1986, el británico escapa del calor de Mónaco a la sombra de su motorhome.

Con un vaso de zumo en la mano, Williams analiza el comienzo del campeonato: "Seguimos desarrollando el coche todo lo que podemos; lo importante es que nos seguimos divirtiendo con la F1 y estamos contentos de estar en ella. Un día, las cosas cambiarán. No es un sueño, sino que será realidad. Volveremos a estar adelante. Aerodinámicamente no hemos sido todo lo buenos que debíamos. Esa es la cuestión. Pero tampoco somos tontos, que quede claro. Estamos en medio del grupo y no está mal".

"Tenemos interés en Dani Clos, le ayudaremos en lo que podamos"

Frank tiene que hablar, cómo no, de su amigo Ross Brawn, cuyos coches arrasan. "Estuvieron toda la temporada pasada desarrollando el coche, y eso es una ventaja enorme. Aparte, Ross Brawn ha tenido una experiencia enorme en Ferrari, junto a Schumacher, el mejor piloto que ha dado la F1 jamás. Juntos estuvieron diez años y eso pesa. Probaban en su propia pista veinte semanas al año, con todo calibrado a su manera, y han aprendido a trabajar de una manera casi perfecta".

"Button es un ganador"

Casualmente, fue el pope de Williams quien hizo debutar a Button en la F1. "A Jenson, si le das un Brawn, gana, pero si el año pasado le dabas el McLaren, también. Es un ganador. El último piloto de la parrilla puede ganar si tiene un coche competitivo. Y si es hábil para hacerlo, claro", reflexiona.

"Brawn estuvo diez años con Schumacher, el mejor de la historia, y eso pesa"

Con su experiencia, Frank es uno de los pocos integrantes del paddock que habla claro. No contemporiza al analizar el conflicto entre Ferrari y la FIA. "Todos quieren que Ferrari corra, pero está en ellos decidirlo. Lo que no me gusta es que quieran tener sus propios privilegios. Quieren tener un derecho sobre el reglamento técnico, pero eso no debería ser así. No sé como está escrita su propuesta, palabra por palabra, pero de acuerdo a como yo lo entiendo, es ilegal. Es como si una empresa grande va al gobierno y le dice: quiero pagar tanto de impuestos. Es un asunto serio".

"Ferrari no puede dejar de correr por todo lo que representa. Y porque esto es la F1, y Ferrari necesita vender coches. Pero tampoco pueden pretender obtener ventajas deportivas con respecto a otro competidor. Es como si el Gobierno español le dice al Real Madrid: si quieres fichar a ese jugador, nosotros te ayudamos. ¿Le parece correcta una F1 así?", inquiere Williams.

E insiste: "Ferrari ha ganado mucho dinero en estos últimos años porque vencieron en el 60% de los campeonatos". La cuestión económica es una de las batallas permanentes de escuderías como Williams. Su director le quita importancia a esas estrecheces: "No hay de qué preocuparse. Hemos tenido otras épocas peores. Con sólo mirar el coche se vé que no tenemos problemas. Incluso hemos firmado con tres nuevos anunciantes hace poco".

Otro constante foco de incertidumbre y rumores es el futuro de Rosberg, su piloto principal. "Nico necesita un coche mejor, y le hemos ido dando uno más bueno cada año. Nosotros queremos que se quede y él es libre de irse si lo desea, pero creo que en el futuro aún podemos ser más competitivos. Es una decisión suya".

Si Rosberg se va, Williams tiene en la recámara a un piloto español, Dani Clos. "Clos está en GP2 y le ayudaremos en todo lo que podamos. Tenemos interés en él. Utiliza habitualmente nuestro simulador, y eso es muy importante. También nos gustaría seguir con Hulkenberg (piloto probador) y, en el aspecto mecánico, con Toyota, es un gran motor".

Sir Williams da un sorbo al zumo y concluye mirando al futuro: "Mucha gente joven me dice al oído: Frank, ¿por qué no te quedas en casa? (risas) Pero no les voy a dar el gusto (más risas). Amo la F1 y voy a seguir mientras pueda hacerlo. No tengo planes para retirarme".