Archivo de Público
Sábado, 23 de Mayo de 2009

La constructora Begar entra en una situación financiera límite

El cierre del grifo de los contratos de las administraciones públicas han dificultado su actividad

VIRGINIA ZAFRA ·23/05/2009 - 08:00h

José Luis Ulibarri ha caído en desgracia en las administraciones públicas.

Ya es casi incalculable el número de promotoras inmobiliarias y constructoras que han presentado concurso de acreedores en España en el último año y medio. La empresa castellanoleonesa Begar podría unirse a ese grupo de manera inminente, según distintas fuentes consultadas por Público, pero su caída no sería un caso más. Esta compañía es una de las quince mayores empresas de su comunidad autónoma y con una treintena de filiales extiende su poder a ámbitos diversos y muy alejados del ladrillo, como los medios de comunicación o la gestión de hospitales.

Fuentes conocedoras de la situación financiera de Begar explican que sus problemas económicos son consecuencia de la crisis del ladrillo y, sobre todo, del cierre de grifo en las concesiones de obra civil. En los últimos años, el grupo creció de forma exponencial aupado, principalmente, por las adjudicaciones públicas, pero en los últimos meses se le ha cerrado este camino.

La caída de la constructora dejaría en el alero 1.300 puestos de trabajo

Ulibarri, cercano a los políticos

Su propietario, José Luis Ulibarri, ha sido tradicionalmente un empresario cercano a los poderes políticos principalmente al PP y éstos le niegan ahora el pan y la sal, especialmente a raíz de su imputación en la trama Gürtel. Este cambio radical ha dejado a la empresa sin resortes y sin planes de futuro, aseguran fuentes financieras, que recuerdan que en el último año el 60% de las obras ejecutadas habían sido adjudicadas por las administraciones públicas.

Entre ellas, destacaron la segunda fase de la urbanización del Campus de la Justicia en Madrid, la ampliación del Hospital Materno Infantil de Algeciras o la sede la Junta de Castilla y León en Ponferrada.

Es propietaria de Televisión Castilla y León y del Diario de León, entre otros

Una eventual suspensión de pagos de esta compañía, que algunas fuentes auguran que ocurrirá la próxima semana, dejaría en el alero 1.300 puestos de trabajo. Además, afectaría a negocios tan importantes como la Televisión de Castilla y León, Diario de León, el Hospital de Vallecas o el Centro de Transportes de León, de los que Begar es el principal o el único accionista. Incluso el equipo de baloncesto de León (el Begar León) estaría afectado porque la constructora es su patrocinador y hasta Punto Radio, de la que posee un 10% de las acciones.

Las entidades financieras a las que Begar debe dinero siguen negociando una refinanciación de la deuda, pero la firma de un acuerdo se da ahora por casi imposible. Para salir adelante, la compañía necesitaría aplazar los créditos actuales y conseguir otros nuevos, y prácticamente ninguna entidad financiera está por la labor de prestarle un euro más porque entienden que sin proyectos públicos, la compañía es "totalmente inviable". El año pasado facturó 700 millones de euros.