Archivo de Público
Viernes, 30 de Noviembre de 2007

Dos okupas pasan la noche encerrados en una galería subterránea tras un desalojo en Sevilla

Sus compañeros encerrados en solidaridad con ellos en otro inmueble han puesto candados en las puertas para evitar su desalojo

EFE ·30/11/2007 - 10:08h

Una persona desciende al zulo en el que se encadenaron los okupas, en protesta por el desalojo de Casas Viejas.

Los dos okupas que se encerraron ayer en una galería subterránea excavada en el centro social Casas Viejas, en Sevilla, han pasado la noche en su escondite, mientras que la veintena de compañeros encerrados en solidaridad con ellos en otro inmueble han puesto candados en las puertas para evitar su desalojo.

Los dos okupas encerrados en la galería subterránea han pasado toda la noche en el túnel y mantienen su actitud en protesta por la orden de demolición del centro social Casa Viejas dictada por un juez, según contó un portavoz del colectivo

Los otros encerrados en el edificio La Sirena han puesto candados en las puertas para evitar su desalojo.

Los hechos comenzaron pasadas las 7:00 horas de la mañana de ayer cuando un dispositivo de la Policía Nacional formado por más de 50 agentes cortó las calles del entorno del edificio Casas Viejas donde siete personas se encontraban en su interior resistiéndose a ser desalojadas.

Cuatro de ellas permanecían encadenadas, mientras que otras tres se ataron a tubos de hormigón en una galería subterránea de cuatro metros de longitud que los propios okupas habían construido.

Además, para evitar el acceso a este habitáculo, los okupas habían colocado una puerta blindada que, de ser echada abajo, caería sobre estas personas, por lo que los Bomberos de Sevilla se desplazaron al lugar para intentar sacarlos sin causarles daño.

A primera hora de la tarde la Policía logró sacar a una de las tres personas encerradas, si bien los otros dos han pasado la noche en el túnel.