Archivo de Público
Viernes, 22 de Mayo de 2009

Un médico del barco abortista insiste en la legalidad de su acción

Una ONG practicó tres abortos en aguas internacionales frente a Valencia

SERGI TARÍN ·22/05/2009 - 04:00h

El barco de la ONG Woman on Waves, en Valencia. - I. GARCÍA

Sin fundamento y con la intención de amedrentar. Así resumió el ginecólogo Josep Lluís Carbonell la querella en su contra presentada por el partido ultra Alternativa Española que le obligó ayer a declarar como imputado en un juzgado de Valencia por una presunta práctica ilegal de abortos.

Los hechos sucedieron en octubre de 2008, cuando un barco de la ONG holandesa Woman on waves recaló en Valencia para practicar abortos farmacológicos (con pastillas) a tres mujeres. Carbonell sostuvo ayer ante el juez que las intervenciones "se realizaron en aguas internacionales, en un navío holandés y por tanto bajo la jurisdicción de este país, que sí permite esta práctica". Y añadió que sólo participó como observador, ya que los abortos fueron dirigidos por la doctora holandesa Gunila Kleiverda, quien también está imputada, aunque su comparecencia ante los tribunales españoles resulta compleja, dados los numerosos filtros procesales que exige el derecho internacional.

Carbonell destacó que las acusaciones en su contra "no tendrán sentido" una vez entre en vigor la nueva Ley del Aborto. La normativa propuesta por el Gobierno permite la interrupción libre del embarazo hasta las 14 semanas de gestación. "Con esta ley, abandonaríamos el Tercer Mundo y nos acercaríamos a Europa, donde muchos países sitúan el límite entre las 18 y las 22 semanas", señaló el médico.

Carbonell criticó la campaña contra la nueva ley. Un empeño que, a su juicio, genera conflictividad social, y que se traduce en amenazas y pintadas en la Clínica Mediterránea Médica, de la cual es director. "Que no sean hipócritas. Estamos cansados de recibir a militantes del PP en nuestras dependencias", aseveró.