Archivo de Público
Jueves, 21 de Mayo de 2009

México prevé contracción anual de PIB del 5,5% tras caída en primer trimestre

La caída de enero a marzo de este año fue consecuencia de retrocesos del 9,9 por ciento en la actividad industrial y del 7,8 por ciento en el sector de los servicios

EFE ·21/05/2009 - 05:40h

El Producto Interior Bruto (PIB) de México se desplomó un 8,2 por ciento en el primer trimestre, lo que llevó al Gobierno a modificar sus previsiones de contracción de la economía para este año de 4,1 a 5,5 por ciento.

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) confirmó hoy la cifra de la caída del PIB, que se ubicó en el 8,2 por ciento, y que había sido prevista por las autoridades y por las principales firmas de análisis financiero para ratificar que la economía mexicana se encuentra en recesión.

"Esta es la caída más grande para un trimestre desde 1995", destacó el Grupo Financiero Ixe, el cual señaló que fue mayor a sus pronósticos del menos 7,03 por ciento, aunque similar al que esperaba el mercado, del menos 8,5 por ciento.

En los primeros tres meses de 2008, el PIB de México creció un 2,6%. Sin embargo, tras el impacto de la crisis mundial, principalmente por la recesión en Estados Unidos, el PIB de México bajó al 1,6% entre octubre y diciembre del año pasado.

La caída del PIB de enero a marzo de este año fue consecuencia de retrocesos del 9,9 por ciento en la actividad industrial y del 7,8 por ciento en el sector de los servicios.

Por el contrario, el sector primario registró un incremento del 1,4 por ciento, precisó el INEGI.

Después de anunciar esta caída, el ministro mexicano de Hacienda, Agustín Carstens, aclaró que aunque no es recomendable revisar los pronósticos en períodos de incertidumbre, "en el contexto actual resulta imprescindible hacerlo".

Por este motivo, anunció que "con base en esta cifra, el retroceso anual del PIB para todo 2009 se tendría que revisar para ubicarse en 5,5 por ciento aproximadamente".

La economía mexicana había registrado una lenta recuperación después de que en 2001, el PIB cayó un 0,3 por ciento, para crecer el 0,9 en 2002.

Avanzó un 1,3 por ciento en 2003 y continuó su buena racha en 2004 con un alza del 4,4 por ciento, para bajar al 3 por ciento en 2005, crecer un 4,6 por ciento en 2006, un 3,3 por ciento en 2007 y el 1,3 por ciento en 2008.

Carstens auguró que en los tres primeros trimestres del año se reportarán datos "desalentadores" de la producción, el empleo y otros indicadores, debido a que se compararán con cifras positivas del año pasado "anteriores a la profundización de la crisis".

El funcionario mexicano recordó el "carácter intempestivo" de la crisis mundial que ha obligado incluso al Fondo Monetario Internacional (FMI) a modificar en múltiples ocasiones en los últimos ocho meses su pronóstico de crecimiento global para 2009.

Las proyecciones del FMI pasaron de una expansión de 3 por ciento en octubre del año pasado a una bajada de 1,3 por ciento en abril de este año, lo que significa "la más severa caída de la economía mundial en la época de la posguerra".

Agregó que a finales de este año y en 2010 se registrarán datos de crecimiento y señaló los avances en los mercados financieros de México y en el tipo de cambio que ha registrado una importante recuperación.

"No se trata, hay que advertirlo, de repuntes definitivos sino de un aviso de que ya se ha tocado el fondo y que ha quedado atrás el vertiginoso proceso de caída libre", precisó Carstens.

Para apuntalar esta recuperación recordó que el Gobierno ha impulsado la mayor inversión de las últimas dos décadas, la cual creció el 33 por ciento en el primer trimestre del año, respecto a los mismos meses de 2008.

Como parte de los esfuerzos para reactivar la economía, el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG) anunció hoy ante el presidente Felipe Calderón que 38 multinacionales con filiales en México invertirán este año 6.300 millones de dólares y crearán 27.300 puestos de trabajo directos e indirectos en el país.

El monto de inversión en términos anuales será, sin embargo, ligeramente inferior a los 6.700 millones de dólares que estas mismas multinacionales invirtieron en promedio el pasado año y el anterior.