Archivo de Público
Jueves, 21 de Mayo de 2009

El no de Wenger a Florentino obliga a girar hacia Mourinho

Jorge Mendes, que también representa a Cristiano Ronaldo, abandonó con urgencia Manchester para preparar la salida del Inter del técnico portugués. Ancelotti y Pellegrini siguen en la recámara

HUGO JIMÉNEZ ·21/05/2009 - 08:15h

Una llamada telefónica a primera hora de la mañana le hizo saber a Florentino Pérez que su sueño de contar con Arsène Wenger para liderar y encauzar su proyecto deportivo se había truncado. Al otro lado del teléfono, era el propio entrenador del Arsenal el que le comunicaba su decisión al candidato favorito a la presidencia del Real Madrid. Fue un no cortés, en el que el técnico galo le agradeció el interés, pero una negativa al fin y al cabo. "No hay nada de qué preocuparse, no es un problema para mí. Me quedó aquí", dijo Wenger en Sportsmail. Ni los 113,6 millones de euros que supuestamente le ofrecía Florentino Pérez para fichar jugadores han motivado a Wenger para cambiar de aires.

Wenger se reunió el pasado martes durante más de tres horas con el jefe ejecutivo del Arsenal, Ivan Gazidis. En ese tiempo, trataron su continuidad y los planes de futuro para tratar de darle al técnico galo los refuerzos necesarios para que el Arsenal pueda competir con los grandes de Europa no sólo con jóvenes promesas. En realidad, Wenger ya tenía decidido que se quedaba, pero quería asegurarse de las condiciones bajo las que trabajaría. El interés del Madrid le sirvió como medida de presión.

El candidato Pérez confiaba en poder fichar por fin a Wenger. Pero la llamada de Arsène dio al traste con sus ilusiones. Nada más conocer la negativa de Wenger, Florentino activó su plan B, que no es otro que intentar fichar al técnico del Inter, José Mourinho. Nada tiene que ver el portugués con Wenger. Ni en filosofía de juego, ni en el manejo de la cantera, uno de los estamentos del club que Pérez quiere potenciar y reorganizar. Wenger sí está acostumbrado a dar salida a los jóvenes. A Mourinho sólo se le conocen fichajes millonarios.

El representante del entrenador portugués, Jorge Mendes, el mismo que el de Cristiano Ronaldo, abandonó ayer con urgencia Manchester para empezar a negociar con los dirigentes interistas su salida del club italiano.

Mourinho, que acaba de hacer campeón de Liga al Inter, aún tiene dos años más de contrato. Sin embargo, el portugués nunca ha ocultado sus preferencias por entrenar al Madrid y ganar una Liga para poder decir que ha sido campeón en Portugal, Inglaterra, Italia y España. La temporada pasada fue la alternativa a Pep Guardiola en el Barça. De hecho, Txiki Begiristain y Ferran Soriano se reunieron con él para hacerle saber su interés.

Pellegrini y Ancelotti son otros nombres que se barajan en la candidatura de Pérez para el caso de que Mourinho no pueda desligarse del Inter.

Onieva se presenta hoy

Juan Onieva anuncia hoy su candidatura a la presidencia del Madrid a las once la mañana. Existe la duda de si su aval, procedente de un banco panameño es aceptado por la junta electoral. Onieva ha anunciado que su entrenador sería Hugo Sánchez, actualmente en el Almería.

"¿Ronaldo? Intentaré que no vaya al Madrid"

El técnico del Manchester United, Alex Ferguson, tiró de su tradicional flema británica para contestar a la pregunta de Público sobre una hipotética oferta de Florentino Pérez para dirigir al Madrid y de paso facilitar la llegada de Cristiano al Bernabéu. "Ya soy muy viejo para entrenar al Madrid", apuntó con ironía el escocés mientras se recostaba en su silla. "¿Usted qué cree?", preguntó con sorna Ferguson. Y aprovechó, como siempre que se le habla del Madrid, para arremeter contra él. "Haré todo lo posible para que Ronaldo tampoco vaya al Madrid", soltó de repente.

Consciente de que todas las miradas se centraban ayer en el astro portugués, Ferguson se mostró cariñoso con él. Le mimó durante el entrenamiento, le adoctrinó sobre la forma de disparar a puerta e, incluso, le varió su plan del día.

Cristiano tenía previsto salir ayer a la zona mixta para atender a los medios de comunicación, pero finalmente no lo hizo. Ferguson le recomendó esquivar a la numerosa prensa española desplazada a Manchester y CR7 le hizo caso.