Archivo de Público
Miércoles, 20 de Mayo de 2009

La fundación del PSOE apoya el cierre de Garoña

Felipe González pone en entredicho el informe

AGENCIAS ·20/05/2009 - 23:00h

EFE - Jesús Caldera, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Ideas.

La Fundación de Ideas para el Progreso, vinculada al PSOE, pidió este miércoles el cierre de la central nuclear de Garoña, sobre cuya prórroga debe decidir el Gobierno antes del próximo 5 de julio "por su antigüedad, sus potenciales problemas de seguridad y por ser perfectamente sustituible por fuentes renovables".

El vicepresidente ejecutivo de la fundación, el ex ministro de Trabajo Jesús Caldera, pidió "voluntad política" para sustituir su consumo energético primario al 100% con energías renovables en 2050 con una inversión de medio billón de euros, una de las propuestas de un informe elaborado por expertos y miembros de la fundación.

Según Caldera, la apuesta por la energía verde podría crear hasta 1,18 millones empleos, en un escenario de demanda energética alta, y permitiría a España acceder con su exportación a un mercado de entre dos y ocho billones.

"Los últimos cinco años han sido suficientes para demostrar que la apuesta política y empresarial por este sector en España no es ninguna quimera", aseveró Caldera, que recordó que la Adminisración Obama ha elogiado el desarrollo renovable español y aseguró el actual modelo energético, basado en su mayoría en fuentes fósiles, es "insostenible". En su opinión, no habrá un futuro para el planeta "si no cambiamos el modo de producir y consumir energía".

La petición del think thank socialista, equivalente a la FAES del PP, choca con la creciente presión del lobby nuclear. El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, pidió ayer "un debate intenso" sobre el futuro energético de España, sin excluir la opción nuclear, porque no puede seguir teniendo una dependencia energética del 85%.

Ese debate parlamentario, que está previsto que se celebre en el Congreso tras el próximo verano, "tendrá que contemplar todas las variaciones", declaró Galán cuando se le preguntó sobre la necesidad de dar un impulso a las centrales nucleares.

Al ejecutivo de Iberdrola se sumó el ex presidente del Gobierno Felipe González, que puso en entredicho la apuesta de la fundación por sustituir las energías fósiles por renovables a medio plazo, e instó a "pensar seriamente" sobre la posibilidad de cerrar la central de Garoña, la más antigua y menos potente de las centrales que actualmente están en operación en España, y abrir el debate sobre las nucleares.

Por su parte, la patronal CEOE, en una nota para valorar la evolución del Diálogo Social, reiteró "su preocupación ante la dependencia energética de nuestro país y la necesidad de establecer un mix energético, sin excluir la energía nuclear, que garantice en el futuro el suministro de energía a España y que permita contar con precios competitivos para empresas y consumidores".