Archivo de Público
Jueves, 21 de Mayo de 2009

España explica en los Balcanes su oposición al Estado kosovar

La ex provincia serbia es un escollo en los planes de Zapatero para el área desde la Presidencia de la UE

ANA PARDO DE VERA ·21/05/2009 - 08:00h

Moratinos conversa con un líder musulmán ayer en Tirana. - EFE

El ministro de Asuntos Exteriores hizo ayer la primera visita de un miembro del Gobierno a los Balcanes tras la polémica del anuncio de la retirada de las tropas españolas de la misión de la OTAN en la zona, la KFOR. Preguntado por la prensa albanesa sobre la firmeza de España en no reconocer la independencia de Kosovo, Miguel Ángel Moratinos pidió, ante todo, "respeto" a la posición de su país. En segundo lugar, el jefe de la diplomacia española, en rueda de prensa con su homólogo Luzlim Basha, aseguró que España nunca reconocerá un hecho que "no está respetando el derecho internacional".

Moratinos apeló a un asunto de "convicción profunda" más que de pura "táctica" a la hora de explicar el porqué de la posición de España. "Estamos defendiendo unos principios", alegó el ministro, y defendió lo constructivo de la posición española, que ha manejado con mucho cuidado un proceso "muy difícil y complejo y con muchas sensibilidades contrapuestas".

Pendientes de La Haya

La cuestión kosovar supone un tema delicado para el Gobierno, y no "por las connotaciones independentistas que algunos quieren ver en España", aclaran fuentes diplomáticas.

El presidente del Gobierno es un convencido de la ilegalidad del Estado kosovar, declarado unilateralmente en febrero de 2008. José Luis Rodríguez Zapatero sólo reconocería su existencia de darse "un acuerdo entre las partes o con una resolución del Consejo de Seguridad" de la ONU, tal y como manifestó ayer en Tirana su responsable de Exteriores.

De momento, España está a la espera de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya resuelva el dictamen solicitado por Serbia para saber si es legal o no la declaración de independencia. Kosovo ha sido reconocido como Estado por unos 60 países y, de los Veintisiete de la UE, sólo España, Eslovaquia, Rumanía, Grecia y Chipre no han aceptado su secesión de Serbia.

Kosovo se ha convertido en un problema para el Gobierno español en su trabajo en pro de la europeización de los países de los Balcanes occidentales, según reconocen en el entorno diplomático de Zapatero. Este esfuerzo se intensificará ahora con la Presidencia española de la UE en el primer semestre de 2010. Precisamente, la gira de Moratinos ayer, Albania y hoy, Bosnia-Herzegovina supone un espaldarazo decisivo para la entrada en la UE de estos países. "La estabilidad de los Balcanes pasa por su ingreso en la Unión Europea", concluyen en Exteriores.