Archivo de Público
Miércoles, 20 de Mayo de 2009

Los estudiantes se oponen a los recortes de Hugo Chávez

Queman dos autobuses antes de una marcha en la universidad

CLODOVALDO HERNÁNDEZ ·20/05/2009 - 23:00h

EFE - Estado de uno de los autobuses quemados.

Varios grupos de universitarios opositores y representantes del Gobierno venezolano se sentaron ayer a dialogar tras los graves disturbios de los últimos días. Los estudiantes y profesores afines a la oposición marcharon pacíficamente desde la sede de la Universidad Central de Venezuela (UCV) hasta el Ministerio de Educación Superior, en el centro de Caracas, donde fueron recibidos por el titular de este departamento, Luis Acuña.

En el lugar, se instaló una mesa de diálogo para que los manifestantes expresaran sus protestas por el recorte del 6% del presupuesto universitario, debido a la caída de los precios petroleros, según justifica el Gobierno de Hugo Chávez.

En la mesa, también estuvieron presentes estudiantes que respaldan al Gobierno. Ellos acusan a las autoridades universitarias de trasladar el recorte presupuestario a los programas asistenciales para alumnos, en lugar de aplicar medidas de austeridad administrativa. Nada más empezar la reunión, la rectora de la UCV, Cecilia García Arocha, anunció la retirada de la delegación opositora de la mesa "porque es una encerrona y un show mediático del ministro".

Incidentes en la Universidad

Tras unos minutos de tensión, los opositores ofrecieron continuar con el debate en el aula magna de la UCV, pero el encuentro ya se había roto. "Huyeron una vez más; cada vez que se les plantea una discusión, salen corriendo", afirmó Vicente Moronta, portavoz del grupo estudiantil M28, simpatizante de la política del Gobierno.

Este tenso debate se organizó tras los incidentes registrados dentro del recinto universitario durante los dos últimos días. El hecho más grave se produjo ayer, cuando unos encapuchados quemaron dos camiones.

Los líderes de la protesta acusaron de esta acción violenta a sectores oficialistas. Los portavoces chavistas negaron estar detrás de los incidentes y aseguraron que se trata de ataques simulados por los mismos seguidores de la oposición "para hacerse las víctimas".