Archivo de Público
Miércoles, 20 de Mayo de 2009

"Un decepcionante paso atrás", según Human Rights Watch

La organización deplora que se cambie una ley que hizo de España "una referencia"

I. COELLO / G. CASTILLO ·20/05/2009 - 08:00h

Reed Brody. - I. COELLO / G. CASTILLO

Para organizaciones de defensa de los derechos humanos como Human Rights Watch (HRW), la modificación legal emprendida por España es "decepcionante" y supone "un paso atrás".

"España se convirtió en una referencia en la lucha internacional contra la impunidad desde el caso Pinochet", dijo a Público Reed Brody, portavoz de HRW. "Su ley es generosa y se convirtió en un imán para víctimas que no hallaban justicia en sus países. Eso daba crédito a España", recalcó. "Esta enmienda es muy decepcionante. En el mundo no hay exceso de casos de jurisdicción universal, lo que hay es un exceso de impunidad", añadió.

Brody cree que España ha cedido a presiones diplomáticas, tal y como en su día hizo Bélgica, que derogó en 2003 su ley de jurisdicción universal. "[El ex secretario de Defensa de EEUU] Donald Rumsfeld amenazó con retirar el apoyo a que la sede de la OTAN estuviera en Bruselas, y Bélgica terminó por derogar su ley".

La ley española tenía un "rol de acicate", en opinión de Brody. "Cuando Pinochet viajó a Londres lo hizo rodeado de impunidad. Cuando volvió, lo hizo a un Chile que tuvo que cambiar su ley para juzgarle. Esperábamos que ocurriera algo similar con los procesos en curso. Por ejemplo, que la acción de la Justicia española incitara a los tribunales de EEUU a juzgar ellos mismos los abusos de Guantánamo".

El coste diplomático

"Entiendo cómo funciona la política y las fricciones diplomáticas que produce la jurisdicción universal, pero cuando un país elige levantarse para defender los derechos humanos, lo hace a pesar de un cierto coste diplomático", concluyó. Para el presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Palestino, Eisa Alsoweis, el acuerdo del Congreso supone "una injerencia política ante un poder independiente como el judicial".

Alsoweis coincide en que en la decisión del Gobierno español han pesado los intereses políticos nacionales. Para el representante palestino, Moratinos es un gran conocedor de la Oriente Medio y ésta "es una actuación que busca asegurar que España sigue teniendo un asiento en las negociaciones de paz para la región", dijo a Público.