Archivo de Público
Martes, 19 de Mayo de 2009

Uruguay despide a su padre Benedetti

Familiares y amigos entierran al escritor y se consuelan en el "enorme legado" que deja a la humanidad

AGENCIAS ·19/05/2009 - 19:43h

EFE - Cientos de personas llegan al Cementerio Central de Montevideo durante el entierro del escritor uruguayo Mario Benedetti.

Unas dos mil personas de las más diversas edades se apiñaron en el Cementerio Central o aplaudieron el paso del cortejo fúnebre por las calles de Montevideo para despedir hoy al escritor Mario Benedetti, su principal figura cultural y "un hombre bueno".

El que fuera su secretario y mano derecha hasta el final, Ariel Silva, su colega Eduardo Galeano, uno de sus amigos del alma y con quien compartió viajes y actuaciones mezclando música y poesía, o el cantautor Daniel Viglietti, fueron algunos de los que cargaron el féretro con sus restos desde las escalinatas del Parlamento, donde fue velado, hasta el vehículo que lo trasladó al cementerio.

Escolares, algunos muy pequeños, de centros públicos y colegios privados de Montevideo, se acercaron hasta las afueras del Parlamento para realizar una guardia de honor o salieron a la puerta de sus institutos al paso del cortejo fúnebre para homenajear al autor de novelas como La Tregua o Gracias por el fuego.

Flores y mucha compañía

Decenas de flores fueron arrojadas al paso de la caravana que marchó silenciosa por el kilómetro y medio que separan ambos edificios.

Figuras de la política, la cultura, el sindicalismo, el deporte y diplomáticos de varios países, entre otros, se acercaron hasta el Cementerio Central para despedir al poeta, fallecido el domingo a los 88 años.

El féretro, depositado en el Panteón Nacional, no lució símbolo religioso alguno pero fue cubierto por cientos de flores colocadas por la gente, y por una pequeña bandera uruguaya, dejada por uno de los presentes.

El clima gris y lluvioso del lunes durante el velatorio se transformó hoy en un cielo azul y límpido, con un sol pleno, como para asociarse a una despedida más brillante y luminosa para Benedetti.

"Nos quedamos huérfanos pero con un enorme legado, polémico y rico" 

"No tuvo hijos, pero nos deja una amplia descendencia. Nos quedamos huérfanos pero con un enorme legado, polémico y rico", afirmó el director de Cultura del Ministerio de Educación y Cultural, Hugo Achugar. Al respecto, recordó que Benedetti se batió por sus ideas y por su gente y que se fue "cantando a la vida y denunciando las torceduras".

Para Daniel Viglietti, "Mario nos enseñó que la palabra ética entra dentro de la palabra estética" porque "Benedetti fue un extremista del optimismo y la esperanza" y "ello sin perder el ojo crítico".

"Hoy un río de gente lo acompaña en su despedida y está muy bien que así sea porque él creía en el prójimo sin demasiadas pruebas", agregó.