Archivo de Público
Martes, 19 de Mayo de 2009

Ricky fuerza el epílogo

La Penya iguala la serie con el Real Madrid

NOELIA ROMÁN ·19/05/2009 - 00:01h

Los jugadores del Joventut celebran con Ricky Rubio la victoria ante el Real Madrid. ZUERAS

En la grada, Rudy Fernández. Y los ojeadores de Charlotte, y de Memphis, y de Sacramento; todos, con el mismo objetivo: ver en acción a Ricky Rubio. Ninguno dudaba de que, pese a su fisura en una cadera, la joya del Joventut comparecería en el partido ante el Madrid, tal vez el último ante su público, para una firmar una actuación como las que acostumbra, magistral en todos los sentidos, decisiva para prolongar la vida de la Penya y devolver la serie a Vistalegre, de donde saldrá el semifinalista.

Se sobrepusieron los verdinegros al primer azote del Madrid porque si Ricky arrastraba algún mal, no se le notó y orquestó como nunca la gran noche de Moiso, imponente bajo los aros, y el regreso anotador de Mallet, ausente durante demasiado tiempo. Sorprendida en Vistalegre por la velocidad blanca, la Penya avanzó líneas, presionó en toda la cancha y obligó al Madrid a bajar revoluciones, circunstancia que tampoco incomodó demasiado a los de Plaza, que circularon bien y eficazmente. Ausente en el cinco inicial, Alonso recurrió a Ricky y la joya entró en juego reivindicando su condición de líder y solicitando el ánimo del público.

Para entonces, la afición verdinegra ya se había calentado lo suficiente con la actuación arbitral, que castigó al Joventut y consintió al Madrid. Pero, con Ricky al mando, el choque se convirtió en un toma y daca, con Moiso y Massey rivalizando por colonizar la pintura. El madridista protagonizó cuatro acciones consecutivas y reanimó a su equipo, que había perdido fuelle ante la pujanza del Joventut. Mallet calentó muñeca y Moiso impuso su ley bajo los aros con la supervisión de Ricky.

Igualadas las fuerzas (38-37), Coby Karl se propuso desnivelarlas y clausuró el primer acto con un triple estratosférico, a tablero desde la mitad del campo (48-44). Fue un buen presagio para la Penya. Bullock y Raúl López trataron de desmentirlo, pero Ricky, con la colaboración de Moiso, lo confirmó.