Archivo de Público
Lunes, 18 de Mayo de 2009

Biden revela el escondite de Cheney tras el 11-S

El ex vicepresidente de EEUU se ocultó en un búnker secreto en su propia casa

EFE ·18/05/2009 - 13:20h

El 'número dos' de Obama, Joe Biden, durante una visita a Los Angeles. AFP

El entonces vicepresidente de EEUU, Dick Cheney, se ocultó tras los atentados del 11-S en un búnker hasta ahora secreto en la residencia oficial del vicepresidente, según ha revelado su sucesor, Joe Biden. El "lugar no revelado" donde estuvo Cheney tras esos atentados se trataba de uno de los secretos mejor guardados hasta ahora y dio lugar a numerosos chascarrillos de los humoristas estadounideses.

Según publica en su página web la revista Newsweek este fin de semana, Biden identificó el lugar en comentarios durante una cena con políticos y periodistas el mes pasado en Washington, donde acudió para sustituir el presidente, Barack Obama. Entonces, Biden contó a sus compañeros de mesa que un cadete naval le enseñó el búnker mientas le mostraba el Observatorio Naval, la residencia oficial de los vicepresidentes de EEUU y donde él reside ahora, tras reemplazar a Cheney, que ocupó esa vivienda durante ocho años.

"Políticas transtornadas"

La cámara, narró el vicepresidente, se encuentra tras una puerta acorazada y protegida con un cerrojo muy complejo y tiene también un pasillo estrecho en el que equipos de comunicaciones llenan una serie de estanterías. Según le explicó el cadete, en ese área es donde los principales asesores de Cheney estuvieron trabajando mientras el vicepresidente estuvo escondido, "una imagen que Biden describió de modo que sugería que no debe sorprender que las políticas que salieron de allí estuvieran completamente transtornadas".

Cheney se ha convertido en uno de los principales críticos del Gobierno del presidente Barack Obama en lo que se refiere a cuestiones de seguridad nacional.

Según el ex vicepresidente, a quien se atribuye la responsabilidad de la política que autorizó los ahogamientos simulados contra los presos sospechosos de terrorismo, las políticas del nuevo Gobierno desprotegen al país y será responsabilidad de Obama si se produce un nuevo atentado en suelo estadounidense.

Entre otras cosas, Obama ha prohibido el uso de la tortura y ha ordenado el cierre de la prisión en la base naval de Guantánamo para antes del 22 de enero próximo.