Archivo de Público
Lunes, 18 de Mayo de 2009

Sri Lanka pide ahora ayuda para los refugiados

La ONU y otras organizaciones llevan meses pidiendo que se permita el acceso de la ayuda humanitaria

PÚBLICO.ES/EFE ·18/05/2009 - 12:45h

Tras dar por terminada la batalla contra los Tigres Tamiles en una guerra civil que ha durado más de 25 años, el Gobierno de Sri Lanka, que desoyó en numerosas ocasiones cualquier llamamiento internacional para permitir la asistencia humanitaria a los refugiados, ha hecho un llamamiento esta mañana para proporcionar ayuda a los 250.000 refugiados que tiene en sus campamentos.

A medida que los civiles pasaban a sus manos, el Ejército los fue dejando en campamentos instalados por el Gobierno, en los que está restringido el acceso de las agencias internacionales, sin que los propios moradores puedan salir. "En realidad son campos de detención administrados por el Ejército. Los civiles no tienen libertad de movimiento", denunció a Efe hace semanas un trabajador humanitario en el país.

Tanto los bombardeos del Ejército como la represión de la guerrilla, han dejado un sangriento saldo de al menos 6.500 civiles muertos, a falta del recuento de las últimas semanas.

 Se calcula que hasta 250.000 personas han abandonado sus casas en los últimos meses. AFP

Acusaciones mutuas

Hoy mismo, el Consejo de la Unión Europea pidió de nuevo el cese de los combates -"la lucha debe terminar ahora"- e instó a llevar a cabo una investigación independiente para determinar si han existido violaciones de la ley internacional y llevar a sus responsables a la justicia.

"Debo puntualizar que nadie sabe cuántos civiles han muerto. Sólo hay denuncias exageradas del LTTE, que los utilizó para salvarse. Y además el Ejército ha actuado en todo momento intentando minimizar las muertes de civiles", dijo el secretario de Exteriores de Sri Lanka, Palitha Kohona. "Era nuestra obligación moral, legal y constitucional rescatar a los 250.000 civiles en manos de los terroristas", concluyó.

La guerrilla tamil colgó hoy un comunicado en el portal afín Tamilnet donde calificó como una "masacre decidida" la última operación del Ejército, que según fuentes militares concluyó con la muerte de la cúpula del grupo.