Archivo de Público
Lunes, 18 de Mayo de 2009

Benedetti, la fuerza de un símbolo de la lucha contra las dictaduras

Antes de su último ingreso, Benedetti estaba trabajando en un nuevo libro de poesía cuyo título provisional es 'Biografía para encontrarme'.

EFE / PUBLICO.ES ·18/05/2009 - 08:45h

AFP - Mario Benedetti en su última aparición pública en diciembre de 2007, recibe el abrazo del presidenet venezolano Hugo Chávez.

Con la muerte de Mario Benedetti, Uruguay pierde la figura más internacional de su cultura y el escritor más prolífico y laureado del país, reconocido, además, por su compromiso social y la lucha contra las dictaduras latinoamericanas. Su cadáver será velado en el Salón de los Pasos Perdidos, del Palacio Legislativo (Parlamento) uruguayo y el martes será enterrado en el panteón nacional.

En sus más de ochenta libros de poesía, novelas, cuentos y ensayos, así como de guiones de cine, Benedetti dejo translucir su compromiso con la libertad y la justicia. Ese fue su mayor legado. Habló del exilio, del amor, de la vida. Uruguay y todas las letras hispanas pierden a un referente, a un escritor totémico de talla universal.

"Sin duda hoy es un día muy triste para los uruguayos, pero tenemos que destacar la intensidad con que vivió Mario y la obra que nos deja", señaló la ministra de Educación y Cultura de Uruguay, María Simón. "Fue sin duda un icono de la cultura uruguaya, muy nuestro, pero también muy internacional, con libros traducidos en muchos idiomas y leído en decenas de países", agregó.

Nacido en 1920 en Pasos de los Toros, Benedetti pertenece a la llamada Generación del 45, en la que también estuvieron Idea Vilariño o Juan Carlos Onetti, otro uruguayo universal. Se inició muy joven en el periodismo y la escritura, y a lo largo de casi 60 años de actividad literaria recibió incontables premios y reconocimientos. Sus textos, sus versos que cantaron artistas de la talla de Joan Manuel Serrat, Daniel Viglietti, Rosa León, Pedro Guerra y Nacha Guevara, resuenan en la conciencia de varias generaciones.

"Fue sin duda un icono de la cultura uruguaya, muy nuestro, pero también muy internacional"

El escritor uruguayo fue galardonado con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999), el Premio Iberoamericano José Martí (2001) y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2005), entre otros.

Comprometido con las ideas de izquierda, Benedetti estuvo vinculado a la coalición de izquierda Frente Amplio, actualmente ocupando por primera vez el Gobierno en Uruguay, ya desde su fundación, en 1971.

Tras el golpe de Estado de 1973, el escritor se debió exiliar en el exterior, primero en Argentina, luego en Perú, después en Cuba y en España, a la que llegó en 1976 huyendo de los militares de su país y que fue su segunda patria. Tras el retorno de la democracia, en 1984, y debido a sus problemas de asma, durante varios años alternó su residencia entre Montevideo y Madrid, escapando a los fríos, pero cuando en 2006 murió su "compañera de la vida", como llamaba a su esposa, Luz López Alegre, con la que se casó en 1946, pasó a residir de manera permanente en Uruguay.

"No sé para quien seguir viviendo"

En su última aparición pública, en diciembre de 2007, Benedetti fue condecorado con la Orden Francisco de Miranda por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en un acto que se celebró en la Universidad de la República, en Montevideo.

Ese día, Benedetti, que ya presentaba un estado físico deteriorado, fue saludado con una ovación de varios minutos en una abarrotada sala de actos de la Universidad.

A pesar de los problemas de salud, Benedetti se mantuvo activo y escribiendo casi hasta el final de sus días

A pesar de los problemas de salud, Benedetti se mantuvo activo y escribiendo casi hasta el final de sus días. Su última obra publicada, el poemario Testigo de uno mismo, fue presentada en agosto del año pasado y fue su legado final: "Acontece la noche y estoy solo/ cargo conmigo mismo a duras penas/ al buen amor (el de su esposa Luz) se lo llevó la muerte/ y no sé para quien seguir viviendo".

Estuvo ingresado cuatro veces en un sanatorio de Montevideo en el último año.

La primera vez entre enero y febrero de 2008 tras sufrir una enterocolitis que le causó deshidratación; la segunda vez en marzo, con problemas respiratorios, y por tercera vez, en mayo del pasado año a causa de una descompensación general.

La última fue entre el 24 de abril y hasta el pasado 6 de mayo, al agravarse una enfermedad intestinal crónica.

Antes de su último ingreso, Benedetti estaba trabajando en un nuevo libro de poesía cuyo título provisional es Biografía para encontrarme.