Archivo de Público
Lunes, 18 de Mayo de 2009

Comienza el juicio contra Aung San Suu Kyi, Nobel de la Paz encarcelada por el gobierno birmano

La líder del movimiento a favor de la democracia en Birmania será juzgada por violar el arresto domiciliario al que está sometida

PÚBLICO.ES / EFE ·18/05/2009 - 08:35h

EFE - Activistas pro democracia se manifiestan en favor de la liberación de la líder opositora birmana Aung San Kyi (en el póster), durante la protesta celebrada a las puertas de la embajada de Birmania (Myanmar) en Bangkok, Tailandia.

El juicio contra la líder del movimiento a favor de la democracia birmano y premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, por violar las condiciones de su arresto domiciliario, ha comenzado en el penal de máxima seguridad de Insein, según han indicado fuentes de la Liga Nacional para la Democracia (LND).

Dos jueces militares presiden el proceso, que durará aproximadamente dos semanas y contará con la asistencia de al menos veinte testigos.

Fuera del centro penitenciario, la Policía birmana ha reforzado la seguridad para prevenir cualquier alboroto o protesta de los grupos disidentes a favor de la liberación de Suu Kyi, que lleva casi seis años ininterrumpidos de arresto domiciliario. Policías pertrechados con material antidisturbios fueron desplegados en varias partes de la ciudad y especialmente en el distrito de Insein, en el norte de Rangún, donde se han montado controles en todos los accesos.

Una liberación frustrada

Según testigos citados por la radio Mizzina, cerca de doscientos jóvenes encabezados por Win Tin, miembro de la ejecutiva de la LND, se concentraron ante uno de los controles, donde también montan guardia militantes de los grupos paramilitares vinculados al Gobierno.

La víspera, varias organizaciones clandestinas contrarias a la Junta Militar instaron a los birmanos a llevar a cabo acciones de protesta "silenciosas" para denunciar el juicio al que será sometida la Nobel de la Paz, que de ser declarada culpable puede ser condenada a una pena de hasta cinco años de privación de libertad.

La Junta dictatorial que gobierna Birmania ha hecho oídos sordos a la creciente presión internacional para que libere a Suu Kyi, de 63 años y un precario estado de salud.

Suu Kyi fue encarcelada el jueves pasado junto a las dos mujeres que viven con ella después de que un estadounidense se colara en su casa de Rangún, tras violar la seguridad que rodea el edificio.

El proceso judicial al que se enfrenta la líder de la LND, que ha vivido bajo arresto domiciliario 13 de los últimos 19 años, podría dar al traste con las esperanzas de una pronta liberación de Suu Kyi el próximo 27 de mayo, cuando expiraba su encierro según lo contemplado por la ley birmana.

Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Japón, Indonesia y Singapur; así como la ONU, Amnistía Internacional y Human Rights Watch han pedido la puesta en libertad de Suu Kyi, sin condiciones.