Archivo de Público
Lunes, 18 de Mayo de 2009

Ametrallar al telespectador es todo un arte

El IV Concurso de Ráfagas reivindica el valor de estos recursos televisivos

MARTA HUALDE ·18/05/2009 - 08:42h

Arttones, primer premio del concurso. -

Franjas de tonalidades que cambian de gamas como las paletas de los pintores, pero también como barras de colores de los sistemas de vídeo. Todo visible en apenas ocho segundos y aderezado con una composición de Johann Sebastian Bach. Esta pieza audiovisual, bautizada comoArttones, es la ganadora delIV Concurso de Ráfagas del programa de La 2 de TVE Miradas 2 y La Casa Encendida.

Sus creadores creen que las cadenas deberían utilizar más este recurso

Su creador, Aitor Ibáñez de Pablo, madrileño de 29 años, reivindica el papel de este recurso televisivo, tras recibir la semana pasada el galardón. "Creo que las ráfagas se usan en la televisión pero no sé si lo suficiente. Depende del estilo o dinamismo que se quiera dar al programa", explica. Estos "pequeños vídeos que cuentan historias", como él mismo definió las ráfagas, deben tener a su juicio relación con el espacio en el que van insertadas, pero señala que hay algunos que utilizan este recurso con contenidos distintos a los que ofrecen. En todo caso,Ibáñez, Licenciado en Comunicación Audiovisual pero actualmente en paro, cree que las características de las ráfagas tienen que ser llamativas y tener una idea detrás.

David López, galardonado con el segundo premio por su ráfaga, a la que no puso título, también apuesta por que las ráfagas narren un relato o expresen una reflexión. "Una ráfaga es una historia audiovisual que anuncia un programa de televisión pero, a la vez, te medio transporta a una idea que no tiene relación con la televisión", define este barcelonés de 31 años. A su juicio, las funciones de este recurso son dar identidad al programa y relatar una narración fílmica. También reconoce que este elemento audiovisual "podría estar un poco más presente en la tele". En su opinión, esta herramienta se usa al servicio de la publicidad, con el fin de vender anuncios comerciales y no tanto de anunciar un canal o mostrar alguna idea independiente, pero no le molesta este uso. "Si hago una, me gusta también la idea de que tenga cabida para vender un producto", admite.

La finalidad es anunciar al espectador que algo va a suceder

Por contra, Sandra Gallego, creadora junto a Alberto Tarrero de una de las ráfagas que tuvo el reconocimiento del público, opina que las televisiones sí que utilizan este elemento, sobre todo en las promociones de las cadenas o los logos. En el origen de este uso, señala a la cadena musical MTV. Tras subrayar que en pocos segundos es "difícil" tener creatividad, Gallego, de 32 años, considera que la audiencia sensible se da cuenta de la existencia de este recurso y para el resto supone un estímulo subliminal. Añade que su finalidad es anunciar al espectador que va a suceder algo y fomentarle cierto estado de ánimo.