Archivo de Público
Lunes, 18 de Mayo de 2009

La Casa Blanca dirime el futuro de los palestinos

Netanyahu trata de convencer a Obama de que el Estado palestino es inviable

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·18/05/2009 - 07:00h

La secretaria de Estado Hillary Clinton posa el 3 de marzo en Jerusalén con el primer ministro israelí. - AFP

Barack Obama recibe hoy en la Casa Blanca al primer ministro Binyamin Netanyahu en una reunión decisiva que probablemente constituye la última oportunidad para permitir la creación de un Estado palestino en los territorios ocupados por Israel. En caso de desperdiciarse esta postrer ocasión, se cruzará una línea roja que hará inviable esta solución.

Si Netanyahu consigue convencer a Obama, como pretende, de que no es factible una solución política del conflicto, prácticamente desaparecerá cualquier posibilidad de Estado en Cisjordania, donde Israel ya ha establecido a más de medio millón de colonos judíos en los últimos años, multiplicando varias veces el número de los que había cuando se celebró la Conferencia de Madrid en 1991.

"Química" con Obama

La prensa hebrea sostiene que el principal objetivo de Netanyahu es establecer una "buena química" con Obama, que le permitiría concentrar toda la atención en Irán, de manera que el asunto iraní anule la cuestión palestina. "Ceder lo menos posible con los palestinos y exigir lo más posible a los iraníes", es el objetivo que se ha marcado Netanyahu, según el Canal 2 de la tele-visión hebrea.

El Yediot Ahronot señala que Netanyahu se comprometerá hoy a reanudar el "diálogo" con los palestinos: la misma fórmula vacía que ha servido a los sucesivos gobiernos israelíes para mantener una negociación vana e intranscendente. Esta fórmula contradice el deseo expresado repetidamente por Obama de solucionar el conflicto y está por ver si el presidente de Estados Unidos la acepta. Se ha de destacar que Netanyahu en ningún momento ha mencionado ser favorable al establecimiento de un Estado palestino.

En su encuentro con Obama, el primer ministro israelí tratará de robar todo el tiempo posible a la cuestión palestina hablando de Irán. Numerosos miembros del Gobierno de Netanyahu son partidarios de bombardear las instalaciones nucleares iraníes y se oponen al diálogo que Obama ha ofrecido a Teherán.

"Mensajes muy duros"

En las últimas semanas, Washington ha enviado "mensajes muy duros" a Netanyahu, según el analista israelí Shimon Shifer, tanto de una manera privada como pública. Entre estos últimos figura un artículo que apareció el miércoles pasado en el diario The New York Times, donde se advertía a Israel de que no enrede a Estados Unidos en una guerra con Irán.

Netanyahu está tratando de enmarañar la cuestión enrolando en sus filas a algunos países árabes suníes, como Egipto, Arabia Saudí y Jordania, aprovechando el odio visceral que muchos suníes sienten hacia los chiíes, mayoritarios en Irán.

La reunión de hoy puede ser la última ocasión para crear un Estado palestino

Hace unos días viajó a Israel el director de la CIA, Leon Panetta, para pedir al Gobierno israelí que se comprometiera a no dar "sorpresas" a Estados Unidos con un ataque sobre las instalaciones nucleares iraníes que pusiera en peligro el diálogo de Washington conTeherán. Obama quería zanjar de esta manera las belicosas declaraciones del entorno de Netanyahu durante los últimos meses.

Otro discreto mensaje lo transmitió el consejero para la seguridad nacional, el general James Jones, quien también advirtió a Israel de que Washington no tolerará un bombardeo de Irán que ponga en peligro a las tropas de Estados Unidos desplegadas en Irak.

Un peligro para Irak

Y es que la Administración de Obama, que ha prometido empezar a sacar pronto a sus soldados de Irak, cree que un ataque contra Irán comprometería el futuro de su vecino iraquí, especialmente en las regiones chiíes del sur del país.

Israel insiste en queWashington imponga a Irán un calendario que marque el final del diálogo y abra la veda a las sanciones políticas y económicas, algo a lo que los estadounidenses se oponen por el momento.

Netanyahu pretende desviar la atención de EEUU hacia Irán

Pero el tema iraní es el señuelo que está utilizando Netanyahu para apartar la atención de Estados Unidos de la cuestión palestina. Hasta el día de hoy Obama no ha picado el anzuelo y esto significa que todavía existe una pequeña esperanza.

No es casualidad que en Israel se haya creado la expresión two state delusion (el engaño de los dos estados) para sustituir con ironía la receta de two state solution (la solución de los dos estados) que promueve Obama.

Quizás esta tarde tendremos un poco más claro si realmente existe alguna posibilidad de resolver la cuestión palestina. Si no es así, tal vez tenga razón el rey Abdalá de Jordania cuando pronostica que otra guerra espera a la región a la vuelta dela esquina.