Archivo de Público
Sábado, 16 de Mayo de 2009

La Conservera apuesta por lo 'glocal'

Una antigua fábrica murciana se convierte desde mañana en un centro de arte que, desde lo local, mira a la escena internacional

ISABEL REPISO ·16/05/2009 - 08:00h

Murcia se perfila como uno de los caballos más ambiciosos en la difusión del arte contemporáneo. A las ya anunciadas II edición de la plataforma PAC (Proyecto de Arte Contemporáneo, comisariada por Cuauhtémoc Medina), la celebración de la Bienal Europea de Arte Manifiesta 8 (ambas previstas para el próximo 2010) y el pabellón de Murcia de la inminente Bienal de Arte de Venecia (con artistas como Fernando Bryce, Martin Dammann, Alfredo Jaar y los murcianos Jesús Martínez y Jesús Segura), se suma ahora el nuevo centro de arte La Conservera, que abre sus puertas al público mañana.

Dependiente de la Consejería de Cultura de la Región de Murcia y situada en Ceutí, a 15 kilómetros de Murcia, su inauguración confirma el auge de lo glocal: aun situándose en la periferia, su programación mira al panorama internacional.

Ingravidez y ligereza

Los artistas Manu Arregui, Banks Violette, Loris Gréaud y Björn Dahlem han sido los elegidos por el comisario Pablo del Val para abrir boca en esta antigua fábrica de conservas de la huerta murciana. El discurso que emerge de esta conjunción de propuestas pivota en ideas como el ascenso y el descenso, la impresión de ingravidez y de ligereza y el desvanecimiento de los contrarios.

"La idea es contar con artistas que se encuentren entre los 30 y los 40 años, que estén consolidados pero que no formen parte del star system que capitaliza de forma tirana el circuito comercial", explicó Pedro Alberto Cruz, consejero de Cultura y principal impulsor del proyecto.

Viabilidad en un contexto rural

Uno de los principales debates que ha generado esta inauguración es la viabilidad y supervivencia de una apuesta artística en el contexto rural. Algo que normalmente es posible gracias a la existencia de una Fundación detrás, como es el caso del Museo Voostel Malpartida (Cáceres) y el futuro Agustín Ibarrola en Ávila. "Será un revulsivo. La Conservera va a colocar a Ceutí en el mapa del arte, pero la posibilidad de un centro para mover al público es algo que está por ver", valora Cruz.

Así, La Conservera nace con la pretensión de convertirse en un centro cultural de referencia en Europa; un hecho que, según Cruz, facilita el contexto actual museístico, caracterizado por "la esclerosis, falta de reflejos y falta de riesgo".