Archivo de Público
Viernes, 15 de Mayo de 2009

"Los palestinos son quienes viven aterrados"

El músico israelí Gilad Atzmon visita Madrid para apoyar al pueblo árabe

JESÚS CENTENO ·15/05/2009 - 08:00h

Gilad Atzmon, el israelí antisionista.

Gilad Atzmon (Tel Aviv, 1963) fue criado en la doctrina del judaísmo, pero hoy dice detestar "el principio racial" que predica el estado de Israel. Escritor, ensayista y saxofonista lidera la banda de jazz Orient House Ensemble, que actúa hoy en el festival Interpueblos, en Leganés, con cada frase sienta cátedra. Seguro de sí mismo, reconoce que la sátira política es clave en su obra. Y su gran leitmotiv, la liberación del pueblo palestino.

Su metamorfosis tuvo lugar tras hacer el servicio militar durante la guerra del Líbano de 1982. Entonces, Atzmon se convirtió en escéptico de las políticas de Israel. "Murieron asesinados 17.000 libaneses y a nadie le importó. En Gaza han muerto 1.500 palestinos y se ha convertido en un fenómeno de protesta global. El mundo está harto de las prácticas sionistas. El problema de Israel es su ideología supremacista. Sólo conlleva a la destrucción", revela el músico.

Atzmon no deja títere con cabeza: "El 94% de los israelíes apoyaron lo de Gaza. Los políticos utilizan el miedo para obtener sus fines. Son los palestinos quienes viven aterrados ante los ataques de un estado terrorista como Israel".

Tras romper con su país, el músico emigró a Londres. "No quería tomar parte en la colonización de Palestina. Algunos judíos dicen no en mi nombre, pero no hacen nada. Yo sí hablo en mi nombre, y digo: que le jodan a Israel". Después, ya en su condición de militante, Atzmon creó una web (palestinethinktank.com), que se ha convertido en el portal propalestino más popular en lengua inglesa.

Occidente, en el punto de mira

En esta web, Atzmon y sus colaboradores denuncian "a los soldados corruptos que asesinan", y abogan por un estado que defienda los derechos de los refugiados. "Un judío de Brooklyn tiene más derechos en Israel que un palestino nacido en Jerusalén. Es inadmisible", acusa el activista.

Ni los políticos occidentales se libran de su crítica: "Se dedican a aplaudirles las gracias". En Londres, donde reside, la gente estaba conmocionada con los ataques israelíes en Gaza, "pero la reacción del gobierno fue lenta y ambigua. La separación entre la ciudadanía y los políticos es cada vez mayor. Algún día lo pagarán", vaticina.