Archivo de Público
Jueves, 29 de Noviembre de 2007

La Seguridad Social es el ancla de la redistribución

Sin el sistema de protección social, el reparto del dinero es menos equitativo

F. S./A. M. V. ·29/11/2007 - 22:37h

Los ingresos y los gastos de la Seguridad Social son un importante estabilizador del sistema de flujos financieros entre las comunidades autónomas y su repercusión en el conjunto del modelo implica un reparto más equitativo de los fondos.

Así se deduce de los resultados del estudio Las balanzas fiscales de las comunidades autónomas con la Administración Pública Central, publicado por la Fundación BBVA. El estudio considera que la inclusión de la Seguridad Social contributiva en el sistema de flujos genera algunos problemas de contabilización de ingresos y gastos (por ejemplo, las jubilaciones se cobran mucho tiempo después de que se paguen las cotizaciones sociales, y en muchos casos se perciben en comunidades autónomas diferentes), y por ello hace estimaciones depurando esos efectos.

Al excluir la Seguridad Social contributiva, se advierte claramente que el sistema es menos solidario. Eso se detecta al analizar los índices de correlación entre los saldos per capita (lo que aporta o recibe cada comunidad autónoma) y los PIB per capita (es decir,  la riqueza por habitante). Entre 1991 y 2005, ese índice es del 0,62, frente al 0,76 que resulta cuando se incluye la Seguridad Social, lo cual quiere decir que en el primer caso el modelo es menos equitativo.

Al mismo tiempo, el estudio realizado por la Fundación BBVA concluye que la inclusión de “los ingresos de la Seguridad Social contributiva ocultan en parte los desajustes redistributivos originados por la financiación del resto de la Administración Pública Central”.

Las diferencias se aprecian también de forma muy visible cuando se analiza el ránking de las comunidades autónomas (ver información adjunta).  El efecto más aparente de la exclusión de la Seguridad Social es que las comunidades más ricas, como Madrid y Catalunya, aportan menos al sistema, mientras que las más pobres tiene una saldo positivo menor.

Posibles distorsiones

Los resultados diferenciados de las relaciones entre las comunidades y la Administración Central (con y sin Seguridad Social contributiva) sugieren que cualquier descentralización en este ámbito, como reclaman algunas autonomías, puede producir posibles distorsiones en la distribución de los fondos.