Archivo de Público
Miércoles, 13 de Mayo de 2009

Ocho detenidos por piratear videoconsolas

La UDEV se incauta de más de 30.000 chips y registra 22 establecimientos

Ó. L. F. ·13/05/2009 - 02:20h

La Policía registra una de las tiendas. - PÚBLICO

Un cuarto de hora antes de que la tienda abriera, ya había una larga cola de adolescentes y no tan jóvenes dispuestos a gastarse entre 30 y 100 euros en trucar sus videoconsolas para poder utilizar juegos piratas. Y así, casi todos los días. La Policía ha registrado 22 de estos establecimientos de éxito en nueve provincias en la que ayer calificó como "la primera operación a gran escala" contra este tipo de pirateo. El resultado: ocho detenciones y la incautación de más de 30.000 chips listos para trucar estas máquinas. Los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) se incautaron material por 922.000 euros.

La operación policial que se dividió en tres, cada una con el nombre de un juego de ordenador: Buscaminas, Solitario y Spider permitió no sólo actuar contra las tiendas que vendían e instalaban los dispositivos para vulnerar las medidas de protección de la consolas, sino también contra las sedes centrales de dos de las franquicias a las que pertenecían gran parte de los establecimientos inspeccionados.

Las investigaciones se iniciaron a finales de 2008, poco después de que en una operación similar desarrollada en Murcia la Policía se incautase de varios de estos dispositivos piratas para videoconsolas.

estos sirvieron de hilo para llegar hasta la sede central de una de estas franquicias, radicada en Madrid, aseguran a este diario fuentes cercanas a la investigación. Desde ella, se distribuían los chips y los llamados cartuchos compatibles no sólo en España, sino también al extranjero.

"Algunos detenidos nos han dicho que creían que lo que hacían era legal", asegura uno de los agentes que ha intervenido en la operación. Este asegura que algunas tiendas simplemente ofrecían a sus clientes los chips, otras también los instalaban e, incluso, había una que vendía estás máquinas con los dispositivos ya instalados. El precio variaba según el modelo: desde los 30 euros para trucar una Nintendo DS, a los 100 euros que costaba hacer la trampa con la Wii.