Archivo de Público
Martes, 12 de Mayo de 2009

Las gacelas de Almería, libres en Senegal

La población de reintroducida en África se ha duplicado en dos años // 23 ejemplares pastan ya en una reserva

JORDI MUMBRÚ ·12/05/2009 - 20:00h

Dos gacelas dorcas, tras la suelta en Senegal, en abril de 2007. - CSIC

En abril de 2007, un total de seis machos y 14 hembras de gacelas dorcas saharauis (Gazella dorcas neglecta) viajaban en avión de Almería hasta la Reserva de Fauna de Guembeul, cerca de la ciudad senegalesa de San Luis. Era el principio del fin de un largo proyecto cuyo objetivo era recuperar esta especie en el país africano, donde está extinta. Dos años después, el objetivo está cerca de cumplirse ya que la población de las gacelas se ha duplicado y buena parte de ellas pasta ya en libertad.

La historia comienza principios de los años 70. El Parque de Rescate de Fauna Sahariana del CSIC, en Almería, había recuperado 24 gacelas dorcas saharauis (Gazella dorcas neglecta). Estaban asustadas. Supervivientes de una caza masiva, el clima de su nuevo hogar era muy parecido al de su tierra, pero en Almería, las amenazas se convierten en atenciones: visitas médicas continuas, comida asegurada y hasta Camarón de la Isla de fondo a toda pastilla, gentileza de los gitanos del barrio de la Chanca. Todo, con un único objetivo: conservar la especie para que, en un futuro, pudiera volver a su tierra y valerse por sí misma. Cuarenta años después, el futuro ya ha llegado.

Las gacelas se han adaptado a Senegal "mejor de lo esperado", según explica la responsable del programa, Teresa Abáigar. En la nueva reserva, los cuidadores seguían alimentando a las gacelas y controlando su evolución. Lograron alcanzar una población de 38 ejemplares (13 machos y 25 hembras) y se prepararon para dar el paso más importante: recuperar la libertad. El pasado mes de marzo, 23 de ellas se subieron a un camión para recorrer 450 kilómetros hasta la reserva senegalesa de Ferlo Norte. Se acabó el pienso y la comida preparada. A partir de ahora, tendrán a su disposición 440 hectáreas de reserva y tendrán que seleccionar su comida, aprender que algunas hojas es mejor ni olerlas y entender que cuando no llueve, la comida escasea.

Abáigar seleccionó los ejemplares que tenían que vivir en libertad y se despidió de ellos. "No estoy triste. Estoy muy contenta porqué tendrán la oportunidad de conocer más cosas", asegura. La especie ya ha sido reintroducida. Para algunos cuidadores, el nuevo régimen de las gacelas ya es la "libertad absoluta" aunque, por muy grande que sea la reserva, la valla es demasiado alta como para que sus depredadores la salten. El último paso de todo este proceso sería vivir sin ninguna valla, pero la experta cuidadora está segura de que eso no ocurrirá a largo ni medio plazo.

Compromiso africano

Después del gran trabajo que se ha hecho desde el parque almeriense, es el turno del Senegal. Según explicó Abáigar, "en la zona no hay caza" que pueda hacer peligrar otra vez a la especie, sobre todo porque la población "tiene ganado vacuno y cabras". La experta destaca el buen trabajo de las autoridades de Senegal y también la colaboración de algunos zoos españoles. Entre todos ellos han logrado reintroducir una especie desaparecida en Senegal.

Este logro es, sin duda, uno de los mayores éxitos del Parque de Rescate. Su directora, Eulalia Moreno, destaca que la reintroducción de las gacelas demuestra la importancia del parque, ya que ese es uno de sus principales objetivos. Los responsables tuvieron que distribuir los distintos ejemplares que mantenían para evitar que cualquier accidente pusiera fin a una especie, lo que causaría un daño irreparable. El parque de Almería se puede visitar, con cita previa, aunque actualmente están haciendo obras para mejorar los accesos.