Archivo de Público
Martes, 12 de Mayo de 2009

EEUU acusa a los talibanes de usar fósforo blanco en Afganistán

Los norteamericanos reconocen que también lo utilizan y acusan a la insurgencia de la matanza de la semana pasada

PÚBLICO.ES ·12/05/2009 - 09:26h

El diario británico The Times asegura este martes que los talibanes están empleando fósforo blanco en Afganistán. Esa información se desprende de unas declaraciones de Jennifer Willis, portavoz del Ejército norteamericano en Bagram, que sugirió que las bombas con dicha sustancia podrían haber sido fabricadas en Reino Unido, Rusia, Irán o China, de acuerdo con un informe que acaba de ser desclasificado. El ministerio de Defensa británico ha abierto una investigación al respecto y niega que los proyectiles procedan de sus arsenales en la provincia de Helmand.

En declaraciones al periódico, el ministerio de Defensa argumenta que nadie del Ejército británico ha proporcionado ese tipo de armamento a la insurgencia talibán con un argumento simple: los morteros que emplean los soldados del Reino Unido en Afganistán son de 81 milímetros, mientras que los que se han requisado a los talibanes son de entre 120 y 105 milímetros. Por otra parte, desde Londres se asegura que los talibanes no han podido hacerse de ninguna manera con parte de su munición de fósforo blanco durante los ataques del pasado invierno contra los campamentos de suministros de la OTAN.

El primer ataque talibán con fósforo blanco, según el rotativo, se registró en 2003 y dicho informe desclasificado habla de ataques de la insurgencia con esa sustancia en 2007. A pesar de que los talibanes pudieron haberse apropiado de este material en los 80 durante la guerra contra la Unión Soviética, el informe estadounidense concluye que su uso en morteros es relativamente reciente pro lo que descarta que provengan de aquel conflicto.

Londres ha abierto una investigación, pero niega que el fósforo blanco de los talibanes sea suyo

Willis aseguró que EEUU tiene constancia de que los talibanes han empleado fósforo blanco en al menos 44 ocasiones. Seis de ellas en el sur en combates con las tropas de la OTAN y en los que resultaron afectados civiles. Además, EEUU lanzó otra acusación sobre la insurgencia. La portavoz del Ejército dijo que los talibanes eran culpables de la muerte de al menos 100 personas la semana pasada en Farah y que habían empleado fósforo blanco. Los norteamericanos fueron acusados la semana pasada de haber llevado a cabo su mayor ataque contra población civil en ocho años de guerra provocando la muerte de 100 personas, precisamente en Farah.

 Un niño herido la semana pasada en la masacre de Farah. AFP

Interrogantes

Hay varias cosas curiosas en este asunto. Por una parte, si se confirma que los talibanes no han robado esa munición, es saber quién se lo está vendiendo. Sería absurdo que EEUU o el Reino Unido estuvieran vendiendo este tipo de armamento a sus contricantes en una guerra que están muy lejos de ganar. También por parte de Rusia, que ha tenido que hacer ciertas concesiones a las tropas occidentales para que dejen de sufrir los saqueos constantes de la insurgencia. Irán se acaba de comprometer con Obama a ayudarle en la búsqueda de una solución al conflicto con lo que no parecería muy aconsejable para Teherán que se descubriera que está vendiendo armas a los talibanes. El último sospechoso es China, que ya ha demostrado en numerosas ocasiones que no tiene muchos escrúpulos a la hora de vender armas en cualquier parte del mundo, pero en eso se parece a todos los demás.

Todos reconocen usar fósforo blanco pese a la prohibición de la convención de Ginebra

La otra es que tanto EEUU como el Reino Unido reconocen estar empleando fósforo blanco en Afganistán. Aunque los oficiales de ambos países afirman que sólo se emplea para iluminar áreas, destruir búnkers previamente desalojados o "prender fuego a la munición enemiga", no deja de ser un tipo de armamento prohibido por la convención de Ginebra. Israel lo empleó en su última invasión de Gaza y ha sido duramente condenado por países como el Reino Unido.

Por último está el hecho de que EEUU acuse a los talibanes de provocar la matanza de la semana pasada. En el momento de conocerse la noticia, el presidente norteamericano, Barack Obama, estaba reunido con los de Afganistán y Pakistán en Washington para forzarles a luchar juntos contra los talibanes.