Archivo de Público
Lunes, 11 de Mayo de 2009

Sanción récord a Endesa por la fuga en la central de Ascó

Los incidentes de la nuclear en 2007 suponen una multa de 15,4 millones de euros, menos de lo que gana en tres días

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·11/05/2009 - 21:22h

Albert Gea - Ciudadanos contemplan la central de Ascó I en agosto de 2008.

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ya anunció en septiembre que el Gobierno actuaría con "contundencia" en el expediente de la central nuclear de Ascó I (Tarragona) y ayer se cumplió. El Ministerio impuso la mayor sanción a una central nuclear hasta la fecha: 15,4 millones de euros. No obstante, el titular de la central, Endesa, obtuvo el año pasado un beneficio neto diario de 19,6 millones de euros. Ese ejercicio estuvo marcado por fuertes ingresos extraordinario. Sin ellos, las ganancias diarias fueron de 6,4 millones.

El expediente iniciado en septiembre del año pasado, a propuesta del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), recogía seis motivos de infracción que podían ser multados con un máximo de 22,5 millones de euros. Al final, Industria no ha llegado al máximo previsto en la legislación, pero sí bate un récord con la máxima multa impuesta a una central. El titular de la planta, Endesa, no quiso comentar ayer el expediente del Gobierno, que analizará con detalle, según señalaron fuentes de la eléctrica.

Los 15,4 millones de euros de multa se distribuyen en una infracción grave en grado máximo de 7,5 millones por la emisión radiactiva con potencial de superación del límite anual en el interior del doble vallado de la central; dos infracciones graves en grado medio, de tres millones cada una, por no establecer el control de contaminación externa del personal una vez descubierta la contaminación del emplazamiento, por no notificar los hallazgos de partículas, desde el 14 de marzo del año pasado hasta el 4 de abril de 2008, y por no haber dado al inspector residente información pronta y veraz.

Además, se impone una multa de 1,8 millones por no dejar constancia en los registros de vigilancia de la contaminación encontrada; 15.000 euros por no emitir un informe de suceso notificable el 26 de noviembre de 2007, cuando comenzó el incidente, y 75.000 euros por no adoptar las medidas necesarias para minimizar la probabilidad de exposiciones potenciales.

Los hechos de Ascó I se remontan a noviembre de 2007, cuando en la central se recogieron con una aspiradora restos de agua y lodos que se vertieron en la piscina del combustible gastado cerca de las rejillas de aspiración de la ventilación. Como consecuencia, el sistema de ventilación del edificio del combustible quedó contaminado. El 14 de marzo de 2008, el titular de la planta detectó una partícula radiactiva en el exterior del edificio, pero hasta el día 4 de abril no lo notificó al CSN.

En un primer momento, el CSN calificó el suceso como nivel 1 en la escala INES, pero lo subió a 2 como penalización por los fallos de comunicación. La propuesta de sanción del CSN publicada en agosto del año pasado recogía que el titular presentó "falta de cultura de seguridad", "deficiencias en la transparencia y comunicación con el CSN" y "falta de comunicación interna".

Cronología

26 de noviembre de 2007: durante la limpieza en el edificio de combustible ,se recogen restos de agua y lodos, que son vertidos a la piscina de combustible gastado, cerca de las rejillas de ventilación, y el sistema de ventilación del edificio queda contaminado.

14 de marzo de 2008: durante la vigilancia radiológica semanal en el exterior del edificio, se detecta una partícula radiactiva.

2 de abril de 2008: el titular encuentra más partículas en el exterior del edificio y se amplía la vigilancia.

4 de abril de 2008: la central informa al CSN. Más de 2.600 visitantes de noviembre a marzo fueron sometidos a controles. Todos dieron negativo.