Archivo de Público
Lunes, 11 de Mayo de 2009

La memoria histórica triunfa en Alemania

Las novelas de Ignacio Martínez de Pisón sobre la Guerra Civil y la dictadura españolas publicadas en alemán se convierten en un éxito entre la crítica

P. CORROTO / G. SANS MORA ·11/05/2009 - 08:00h

El escritor publica ahora Aeropuerto de Funchal. - E. B.

Las cuatro novelas de Ignacio Martínez de Pisón (Zaragoza, 1960) ambientadas en la Guerra Civil, la posterior dictadura franquista y la Transición, se han convertido en un éxito de crítica y lectores en Alemania.

Ya la primera, El tiempo de las mujeres (Die Zeit der Frauen, 2004) una historia de tres mujeres en la España de los setenta tuvo que ser reeditada, y ahora Dientes de leche (Milchzähne), ha obtenido algunas de las mejores críticas del año, entre ellas la del periódico Frankfürter Allgemeine. "Lo interesante es que en sus historias lo importante no son conceptos como Fascismo o Los rojos, sino cómo la guerra y la dictadura afectaron en el ámbito privado de la sociedad española de aquella época", escribió su crítico Paul Indagaay. A los alemanes les gusta que Pisón haya bajado el gran tema histórico a la arena de la cotidianidad.

Gira alemana

El escritor zaragozano, que recientemente realizó una gira por las sedes de Bremen, Hamburgo y Múnich del Instituto Cervantes, "con las salas completamente llenas", según Angela Volknant, lectora de su editorial alemana, afirma no saber muy bien por qué sus libros tienen tan buena acogida en Alemania. Sin embargo, algo intuye: "En el caso de Dientes de leche, que trata de un fascista italiano que llegó a España en 1937 para luchar en el bando nacional, supongo que la temática les queda cerca. Además, allí apenas se conoce la participación de los nazis o los fascistas italianos en la Guerra Civil y eso llama la atención".

El interés que existe en ambos países por la recuperación de la memoria histórica ha ayudado. Otro de sus grandes éxitos fue Enterrar a los muertos (Der Tod der übersetzers, 2007), una historia sobre el asesinato por republicano del traductor al español de John Dos Passos. Las reseñas de este libro que cabalgaba entre la novela y el reportaje aparecieron en las secciones de Cultura y de Política, ya que según el crítico Indagaay, Pisón va más allá y "no utiliza la sangrienta historia de España como potenciador de sabor".

Debate sobre el nazismo

La temática predominante en la nueva narrativa alemana es la de la caída del Muro de Berlín y la posterior reunificación. Ahí están los éxitos de libros como Der Turm, de Uwe Tellkamp, o En Tránsito, de Julia Frank. Sin embargo, para Pisón, "el debate sobre las responsabilidades generacionales ante el nazismo sigue abierto". De ahí que Indaagay haya destacado en el Frankfürter Allgemeine que Dientes de leche repara en "cómo la dictadura adoctrinó a las siguientes generaciones cuando éstas estaban indefensas".

También le han calificado como un "cronista y narrador honesto. Un realista interesado en la verdad y la realidad", según Katharina Döbler del Book Reporter.

Otro punto a su favor es el humor, fundamental en sus libros. "Los alemanes lo agradecen, ya que es algo que no les permiten a sus propios escritores. Alemania se caracteriza por una tendencia a la literatura grave", afirma Pisón, aunque sepa que su humor seco sea muy alemán.

 

Un autor con 25 años de trayectoria y más cerca de Chéjov que de Poe

"Una antología no es acto de vanidad, sino de humildad. Porque se reconocen los errores y los fracasos", dice Ignacio Martínez de Pisón, que publica en los próximos días Aeropuerto de Funchal (Seix Barral), una compilación de lo que ahora cree son sus mejores cuentos. "Muchos de los cuentos que he escrito en estos 25 años que llevo publicando no me gustan. Estos que se publican ahora son mis ocho cuentos favoritos. Cuatro ya habían sido publicados en libros y otros cuatro en revistas", explica. Con el tiempo dice que ha pasado de la tradición de Poe a la de Chéjov, con menos fantasía y efectismo, y más retrato de personajes con los que se adentra en la psicología. "Los cuentos que he elegido son los cuentos del Pisón de hoy", es decir, irónicos y tensos.