Archivo de Público
Lunes, 11 de Mayo de 2009

Los estudios del cambio climático ignoran el mar

Sólo el 11% de las publicaciones se ocupa del agua, que cubre el 70% de la Tierra

SERGIO ROSSI ·11/05/2009 - 08:00h

SXC - El fondo marino está aún lleno de incógnitas. SXC

En el informe del panel de cambio climático de la ONU (IPCC) de 2007 se anotaron 28.586 cambios significativos en sistemas terrestres debidos al cambio climático. El mismo informe sólo recoge 85 en el mar y los sistemas de agua dulce, casi todos relacionados con el cambio climático.

Esta asimetría muestra la divergencia entre el dinero destinado a la ciencia marina y acuática respecto a la terrestre y un desconocimiento real de los ecosistemas que cubren más del 70% del planeta. "Si calculamos el esfuerzo investigador, tanto en ingeniería como en ciencia, repasando las publicaciones en revistas especializadas entre 1996 y 2004, veremos que sólo un 11% se dedican a la biología, ecología y conservación del medio marino" dice Elvira Poloczanska, del CSIRO australiano.

El mayor reto para quienes analizan el cambio que el clima puede estar provocando es que los sistemas marinos se están degradando de dos a tres veces más rápidamente que los terrestres. "No conocemos la capacidad del mar de resistir transformaciones tan dramáticas", afirma Anthony Richardson de la Universidad de Queensland (Australia).

Los océanos tienen mayor interconexión entre áreas debido al sistema de corrientes, y las barreras físicas para muchas especies son menores que en tierra. "Por ese motivo, los ciclos pueden acelerarse más en mar que en tierra", añade Poloczanska. "Existe una ignorancia muy grande sobre los sistemas oceánicos y su papel regulador en el planeta. Hay que incrementar los especialistas en ciencias del mar en futuras comisiones de expertos del IPCC", sentencia.

La impotencia de ver que las administraciones nunca llegan a cabo las recomendaciones de los científicos hace que investigadores como Giovanni Bearzi, director del instituto milanés de investigaciones marinas Tethys, se pregunten qué están haciendo mal los científicos. "A veces las proposiciones son poco realistas. Nuestra ciencia puede ser muy buena, pero poco práctica". Aparte de los científicos, los aspectos socioeconómicos son fundamentales para que se tenga en cuenta la protección de las costas y océanos. "Hay que entender quién está implicado, cuánto vale el ecosistema desde un punto de vista no sólo natural sino económico, hacer partícipe a la gente que está implicada en el cambio, como los pescadores o quienes exploten la costa al turismo", sentencia Bearzi.