Archivo de Público
Jueves, 7 de Mayo de 2009

El 'sheriff' de Coslada dice que "está poniendo en su sitio" a los que le denunciaron por despecho

Dice ser víctima de una 'vendetta personal' y un montaje de la Policía Nacional contra él por "odios personales" y celos

PÚBLICO.ES/EUROPA PRESS ·07/05/2009 - 13:07h

EFE - El ex jefe de la Policía Local de Coslada Ginés Jiménez, acompañado por su abogado, Óscar Zein, abandonando la prisión de Alcalá Meco.

El ex jefe de la Policía Local de Coslada Ginés Jiménez ha asegurado que "está poniendo en su sitio" a las personas que le han acusado y demandado ante los tribunales porque, a su juicio, le han denunciado con falsos testimonios y "por despecho" en la causa de la operación Bloque por la que se le está juzgando.

En una entrevista concedida a Telemadrid, Jiménez ha señalado que ha denunciado a todo el mundo "que ha participado en este fraude y que le interesa que haya crispación en el Cuerpo de la Policía Local". "Estamos esperando que el juzgado de instrucción correspondiente abra unas diligencias previas donde esas personas vayan como denunciados. La Audiencia ya ha dicho que se admita la denuncia", ha agregado.

Sin mafia policial

El ex jefe policial ha afirmado que le resulta "indiferente" que le llamen 'Sheriff', aunque cree que el apelativo ha sido obra de "algún miembro de la Audiencia" y de algún diario escrito. En este sentido, ha apuntado que se ha demostrado que no eran ciertas las acusaciones de mafiosos contra parte Policía Local de Coslada. "Era una mafia de pacotilla, un insulto a la auténtica mafia", ha indicado.

"Se ha dicho de mí que era Corleone, el capo, el mafioso. Creo que ya está bien y hay que centrarnos en el sumario, en defensa del juicio paralelo mediático tan fuerte y brutal. Esa cantidad de imputaciones se va desmoronando y ya no son tales", ha agregado Jiménez.

"Se ha hecho un montaje, una película"

Respecto al grupo de agentes conocido como 'El Bloque', ha reiterado que se trata de un grupo de amigos de la Policía Local con los que tenía "la misma relación que con los demás". "Miembros de la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional UDYCO lo han puesto como si fuera mi brazo ejecutor. Es una idea que no está en su sumario así y la estructura de esa mafia policial se ha caído", ha añadido.

A ese respecto, ha señalado que se encuentra en libertad, al igual que el resto de los imputados en la operación, porque, según ha explicado, para la Administración de Justicia "no hay tal trama policial ". "Si hubiera toda esa cantidad de delitos que se me imputan en el juicio paralelo estaríamos en la cárcel", ha indicado el imputado.

Problemas de competencias

Jiménez ha acusado a un inspector de la Policía Nacional de la Jefatura Superior, que había trabajado hace años con él, de ser el organizador de la operación que llevó a su detención porque tenía contra él "un odio especial". "Ese inspector pertenecía a la Comisión Ejecutiva del Partido Popular de Coslada, es decir, es una vendetta persona sin ningún género de dudas. No hay nada cierto. Se ha hecho un montaje, una película", ha apostillado.

"Es un problema de competencias con un odio desde hace muchos años"

El ex jefe de la Policía Local de Coslada argumenta que fue arrestado debido a que la Policía Nacional "no podía consentir" que él siguiera. "A lo largo del tiempo, a nivel corporativo, en Coslada, yo venía denunciando algunos comportamientos del Cuerpo Nacional de Policía. A un inspector de Policía le cogimos en un control de alcoholemia, otro fue denunciado porque dio varios tiros al aire en la calle Honduras de Coslada, otro maltrató a un perro y a su dueño, y otro, perteneciente a un sindicato, le hemos acusado de corruptelas", ha expuesto.

Igualmente, Jiménez ha acusado a la Policía Nacional de actuar por celos y protagonismo. Así, ha reconocido que, desde el punto de vista policial, los agentes locales "iban más allá de sus funciones, pero sin cometer ilegalidades". "No les gustaba que fuéramos líderes de detenciones y desarticulación de mafias", ha destacado.

"Si hay un crimen le corresponde a la Policía Nacional, pero la Policía Local de Coslada, que somos genéricamente Policía Judicial, es quien para acordonar y que venga la Policía Científica. En Coslada, la Policía Local es la más rápida. Cuando llegamos a un hecho parece que estorbábamos y nos decían: fuera de aquí. Es un problema de competencias con un odio desde hace muchos años", ha añadido.

Consecuencias para la imagen de la Policía Local

Por ello, el ex jefe de la Policía Local aseguró que el caso Bloque ha sido "un duro golpe al papel de las Policías locales del modelo policial español". "Teníamos nuestras funciones. Y esto ha tenido una repercusión nacional porque se ha vendido con premeditación, publicidad y alevosía", ha señalado.

"Un funcionario de carrera ha pasado una oposición y sólo la autoridad judicial puede echarle del cuerpo. No puede ser un capricho popular"

Por otro lado, Jiménez se ha defendido de las acusaciones particulares de prostitución y abuso sexual y ha achacado de nuevo estas imputaciones al "circo mediático". "Estas personas se ha apuntado al bombardeo mediático del cóctel explosivo de drogas, prostitución, extorsión, policía, mafia y lugartenientes, un linchamiento mediático que ha sido más brutal de lo que es el contenido sumarial. Eso es una película y un rollo de orgías, son fantasías", ha manifestado.

Asimismo, ha criticado a los miembros de la Policía Local que han denunciado o se han quejado de sus modos y actuaciones. Les ha acusado de ser "el cáncer" que tiene este Cuerpo y de querer controlarlo. Además, les ha responsabilizado de filtrar el reciente vídeo donde aparecen varios agentes bebiendo y con una hoja de marihuana.

A este respecto, Ginés ha justificado esta situación como "fiesta privada de cachondeo" y ha anunciado que los policías han presentado una querella contra los difusores de la cinta.

Restitución laboral

Jiménez ha aclarado que su situación profesional es de una suspensión provisional de funciones por la vía administrativa, al tiempo que ha apuntado que será la autoridad judicial la que tendrá la última palabra sobre la readmisión en su puesto de trabajo. En este sentido, ha asegurado que cinco policías acusados en la operación Bloque se incorporaron a su puesto de trabajo hace varios meses, otro lo hizo después y cuatro anteayer. "Un funcionario de carrera ha pasado un concurso de oposición y tienen que ser la autoridad judicial la que le eche de este cuerpo. No puede ser un capricho popular", ha añadido.