Archivo de Público
Miércoles, 6 de Mayo de 2009

El Banco de España urge a la banca a ajustar costes y a elevar su capital

Las entidades financieras soportan un ratio de morosidad del 12,5% en los créditos a extranjeros

VIRGINIA ZAFRA ·06/05/2009 - 22:48h

El sistema financiero español es insostenible tal y como está en estos momentos, y si bancos y cajas quieren sobrevivir, tienen que acometer una fuerte reestructuración. El Banco de España lo tiene cada vez más claro y, por eso, ayer urgió a las entidades financieras a que se pongan manos a la obra cuanto antes. La primera exigencia del regulador es que reduzcan costes mediante fusiones y el cierre de oficinas (hay 46.065 operativas). La segunda, aunque no menos importante, es que aumenten sus ratios de capital (solvencia) para poder afrontar con la fortaleza suficiente las dificultades que se les vienen encima, que no son desdeñables.

De partida, las entidades financieras tienen que asumir que sus beneficios, que cayeron un 21,7% en 2008, van a seguir bajando durante este año y posiblemente el que viene. Las causas principales de su descalabro son que van a tener menos actividad y que van a sufrir más morosidad, lo que les obligará a restar una parte de sus beneficios para rellenar la hucha de las provisiones con la que respaldan esos impagos.

Todo ello tenderá a reducir sus ratios de capital, una magnitud fundamental para la supervivencia de las entidades, ya que determina su solvencia y fortaleza.

La solvencia, determinante

El supervisor, que deja claro en su informe que de momento todos los bancos y cajas (salvo Caja Castilla La Mancha) cumplen las exigencias mínimas de solvencia, es especialmente exigente a este respecto. Tras alertar de que los próximos trimestres se van a caracterizar "por su elevada dificultad", reclama a las entidades que "sopesen cuidadosamente su posición de capital" y que la mantengan porque será muy necesario para afrontar los riesgos a los que están expuestas.

Aunque el supervisor dirige sus consejos hacia todo el sector, también reconoce que las dificultades serán mayores para unas entidades que para otras, ya que no todas tienen la misma holgura de solvencia y capacidad de generación de beneficios, cada una ha asumido diferente nivel de riesgo y, sobre todo, "no todas están demostrando la misma capacidad para gestionar un entorno mucho más complejo".

Por ejemplo, depende del riesgo afrontado con los promotores inmobiliarios y con los inmigrantes, que son los que más están fallando en la devolución de créditos. El Banco de España desveló ayer en su Informe de Estabilidad Financiera que estos últimos tenían a final de 2008 un ratio de morosidad del 12,5%, a años luz del 1,6% de los españoles y del 2,8% de media del total de créditos. Esta mayor cifra se debe, según la institución, a que es un negocio que no conocen bien, por lo que les pide más cautela.

Las provisiones no son suficientes

Cada vez quedan menos

La banca española dispone de un colchón de seguridad por las provisiones que les obliga a dotar el Banco de España en épocas de bonanza para hacer frente a la morosidad en momentos malos, pero ni siquiera esta hucha les garantiza en esta ocasión la ausencia de dificultades. Dependiendo del grado de morosidad, esos ahorros durarán más o menos a cada entidad financiera.

Ajuste largo y costoso

El Banco de España reconoce que el proceso de ajuste que atraviesa el sector será difícil, largo y costoso porque afectará a las cuentas de resultados y a los ratios de capital.

Morosidad sin mejoría a corto plazo

Los fuertes incrementos de morosidad que están afrontando las entidades financieras no mejorarán en los próximos trimestres, augura el Banco de España, que apostilla que la gestión de los impagos será crucial en 2009 y 2010.