Archivo de Público
Miércoles, 6 de Mayo de 2009

Nueva disputa entre Italia y Malta por un barco bloqueado en el mar

EFE ·06/05/2009 - 13:40h

EFE - Parte de los 145 inmigrantes que viajaban en el mercante turco "Pinar" y que estuvieron varios días días a bordo de este buque bloqueado, cerca de la isla de Lampedusa. EFE/Archvio

Dos barcazas con 140 inmigrantes a bordo permanecen bloqueadas a unas sesenta millas de Lampedusa, a la espera de ser socorridas, mientras los Gobiernos de Italia y Malta discuten quién debe prestarles ayuda, confirmaron hoy a Efe fuentes de la Capitanía de Puerto de la isla italiana.

Las mismas fuentes han explicado que las embarcaciones se encuentran en aguas bajo la jurisdicción de Malta y que por el momento la Capitanía de Puerto de Lampedusa está controlando la situación pero no ha recibido ninguna indicación para actuar.

Los inmigrantes a bordo de las barcazas contactaron con la Capitanía de Puerto de Lampedusa con dos llamadas a través de teléfonos por satélite para pedir ayuda, según los medios italianos.

La primera embarcación en pedir ayuda transporta 65 personas y se encuentra a unas 56 millas al sur de la isla italiana, mientras que la segunda barcaza lleva a bordo a otros 75 inmigrantes.

Este caso recuerda al de la nave mercantil "Pinar", de bandera panameña y propiedad de un armador turco, que el pasado 16 de abril socorrió al sur de Lampedusa a 145 inmigrantes que viajaban en dos barcazas hacia las costas de Europa.

En esa ocasión, los gobiernos de ambos países mantuvieron también una fuerte disputa para ver qué país tenía la responsabilidad de acoger a los inmigrantes.

En esa ocasión el Gobierno italiano señaló que era responsabilidad de Malta, ya que las embarcaciones se encontraban en sus aguas jurisdiccionales, mientras el Ejecutivo maltés argumentó que las barcazas debían dirigirse al puerto más cercano, en la isla italiana de Lampedusa.

Finalmente, los ministros de Interior y Asuntos Exteriores italianos, Roberto Maroni y Franco Frattini, aceptaron que los 145 indocumentados desembarcaran en Italia, aunque advirtieron que su decisión no debía entenderse como un precedente.