Archivo de Público
Lunes, 4 de Mayo de 2009

Lieberman califica a Palestina de "eslogan"

El ministro de Exteriores israelí desdeña el Estado palestino

SANDRA BUXADERAS ·04/05/2009 - 19:00h

Lieberman recibe indicaciones del alcalde de Roma, Alemanno. - AFP

El Gobierno israelí se obstina en rechazar un Estado palestino, aun a instancias de países amigos como Italia. Ayer, el ministro de Exteriores israelí y líder del partido ultranacionalista Israel es Nuestra Casa, Avigdor Lieberman, empezó en Roma una gira europea negándose a adoptar ningún tipo de compromiso sobre la hoja de ruta auspiciada por la UE y EEUU que debe conducir a la creación de un Estado palestino.

Cuando se le preguntó sobre la cuestión, tras una entrevista con su homólogo italiano, Franco Frattini, Lieberman respondió que él no está por la proclama de ningún tipo de "eslogan ni declaración pomposa, sino por la consecución de resultados prácticos".

Hasta ahora, el actual Gobierno israelí se ha mostrado dispuesto, como mucho, a aligerar el bloqueo económico sobre los palestinos. Pero no quiere oír hablar de un Estado palestino. En los últimos 16 años desde el fracaso del proceso de paz de Oslo, añadió Lieberman, "la comunidad internacional e Israel han mantenido varios encuentros, pero el resultado final esun impasse".

Aun así, el ministro de Exteriores asegura que el primer ministro israelí, BenjamínNetanyahu, "logrará una paz definitiva y segura con los palestinos y con las naciones árabes vecinas".

La amenaza de Irán

No detalló cómo espera conseguirlo, pues para él esta gira europea es sólo el aperitivo. El plato fuerte con los ingredientes sobre su futura política exterior Israel lo reserva para la visita que Netanyahu hará al presidente de EEUU, Barack Obama, a mediados de mes. En lo que sí insistió Lieberman es en señalar a Irán como "la principal amenaza" para Medio Oriente y para el mundo.

A su lado, Franco Frattini hizo equilibrios. El día anterior había declarado a un periódico israelí que el futuro pasa por un Estado palestino y por "bajar el tono" de algunas declaraciones, pero ayer concedió a Lieberman que "la paz debe pasar por objetivos inmediatos y concretos en desarrollo, seguridad y estabilidad".

El Gobierno de Berlusconi se ha empeñado en obtener un rol clave en Oriente Próximo y ha cultivado buenas relaciones con el Ejecutivo de Netanyahu. Lieberman se entrevistará hoy con el primer ministro italiano y proseguirá su gira europeaen París, Berlín y Praga.

Lieberman también fue recibido ayer por sendos pos-fascistas: el número dos de Berlusconi, Gianfranco Fini, y el alcalde de Roma, Gianni Alemanno. Fini lleva mucho tiempo tendiendo puentes, pero Alemanno es especialmente ahora cuando trata de hacerse perdonar su pasado.

Ayer le contó a Lieberman que como alcalde festejó por primera vez el 60 aniversario del Estado israelí con la comunidad hebrea ante el Arco de Tito, levantado por el emperador romano Domiciano para conmemorar la destrucción de Jerusalén. En cambio, varias asociaciones civiles recibieron a Lieberman con carteles de "sionista racista, nos acordamos de los 415 niños muertos en Gaza".