Archivo de Público
Domingo, 3 de Mayo de 2009

"Tendremos una capa invisible en diez años"

Físico. Abrió un nuevo campo de investigación, el de los llamados metamateriales, lo que le ha convertido en la primera autoridad mundial en la búsqueda de la invisibilidad

JAVIER YANES ·03/05/2009 - 08:00h

Gabriel Pecot - John Pendry, esta semana en la sede madrileña de CaixaForum.

Con un depurado acento británico bordado en las aulas de Cambridge, sir John Pendry (Reino Unido, 1943) desgrana los misterios de las fronteras científicas como quien imparte una lección de inglés. De hecho, la pedagogía parece formar parte ya de su labor. Desde que hace casi dos decenios comenzó a desbrozar una ruta inexplorada en la terra incognita de la física teórica, se ha fajado con medios de comunicación de todo el mundo para hacer comprensibles conceptos abstrusos como la refracción negativa o los metamateriales y para explicar si la invisibilidad será posible un día. Desde el Imperial College de Londres, gobierna el trabajo de su equipo y atiende a los periodistas cada vez que otro científico anuncia un nuevo avance hacia la capa invisible. "La invisibilidad me ha convertido en un hombre muy visible", bromea en su visita a Madrid, donde el miércoles pronunció una conferencia invitado por la Obra Social La Caixa.

"Mi trabajo sobre la invisibilidad me ha convertido en un hombre muy visible"

¿Cómo empezó a trabajar con los metamateriales?

Se remonta a mucho tiempo atrás, a un trabajo de consultoría que hice para la empresa Marconi sobre camuflaje para absorber las ondas de radar. Estos materiales empleaban fibra de carbono muy fina. Funcionaban muy bien, pero no sabían por qué, así que me preguntaron a mí. Me di cuenta de que la respuesta no era el carbono, sino las agujas que formaba. Así empecé a trabajar en la ingeniería de propiedades por la estructura de los materiales, no por su química. Después me llamaron a una reunión militar en San Antonio, Texas (EEUU), para presentar algunas de estas ideas. Teníamos que encontrar la manera de hacerlo atractivo, así que hablamos de invisibilidad. Les pareció tan excitante que dijeron que había que fabricarlo, pero yo soy un teórico. Lo fabricó el grupo de David Smith en la Universidad de Duke. En 2006, seis meses después de San Antonio, publicamos en Science la capa invisible a las microondas.

Usted explica que la clave para que los metamateriales doblen la luz está en su estructura. ¿La química es indiferente?

"El diseño teórico está casi resuelto y es perfecto, el problema ahora es tecnológico"

No todo es estructura, depende de la frecuencia. Para ondas de radar, hay muy buenos materiales y mezclas de aislantes y conductores. En cambio, tenemos dificultades para encontrar buenos materiales que funcionen con la luz visible. Uno de nuestros proyectos es buscar estos materiales.

Según explica usted, la invisibilidad precisa que la estructura del material sea más pequeña que la longitud de la onda. ¿Es este el principal problema con la luz visible, que tiene una longitud de onda muy pequeña?

Sí, ese es un gran reto. Para la luz visible, el rango es de nanómetros y hay problemas técnicos con este tipo de nanoingeniería. Pero el mayor desafío es el concepto y qué se puede hacer con él, lo que ha disparado el interés por los metamateriales. La última vez que lo comprobé había 700 estudios sobre metamateriales, con un crecimiento del 70% cada año. Es un campo en gran expansión. La gente está muy excitada con ello.

"Las aplicaciones militares serían sólo defensivas; esto no es el rayo de la muerte"

¿Diría que el problema teórico está resuelto y que el salto pendiente es el tecnológico?

El diseño teórico de la capa es perfecto, pero hay problemas técnicos. Yo no diría que la teoría está completa. Con el primer diseño de la capa, vimos que era muy difícil construirlo. Un investigador postdoctoral muy brillante que tuve, Jensen Li, ha modificado el diseño original y el resultado ha sido una nueva capa que se podía construir. Ahora mismo, acabo de hablar por teléfono con la revista Nature sobre los resultados que recibí ayer por la mañana. Se publicarán en Nature Materials, pero puedo adelantarle que hablan de una capa que funciona con luz visible. Estoy encantado con ello.

Usted es un teórico, pero le gusta hablar de aplicaciones prácticas. ¿Cuáles serán?

Lo primero que se venderá no será una capa, sino algo mucho más sencillo que no suponga un gran riesgo comercial. Cuando se inventó el láser, se preguntó a los inventores qué querían hacer con ello y contestaron cosas ridículas. ¿Sabe cuál fue su primera aplicación comercial importante? Los lectores de códigos de barras en los supermercados. Los metamateriales se están usando ya en los coches, en sistemas activos de control de crucero que mantienen una distancia constante al vehículo de delante. Usan un tipo especial de radar de muy alta frecuencia, y se requiere una lente muy gruesa y pesada, que obligaría a rediseñar el radiador delantero. Con metamateriales, se produce una lente más ligera y barata que no requiere rediseño. Este es el primer paso, sustituir tecnologías actuales. El siguiente paso será emplear los metamateriales para lograr cosas que ahora no podemos hacer. Y habrá muchas aplicaciones en comunicaciones, camuflaje...

Habla de camuflaje. Estas investigaciones reciben fondos militares, lo que suscita recelos.

Sobre esto opino lo mismo que todas las sociedades europeas; todas ellas tienen ejércitos. Mientras no prescindamos de ellos, creo que es una obligación dotarlos de las mejores armas. En cualquier caso, esta tecnología tendría fines defensivos; no es el rayo de la muerte.

¿La capa es sólo un gancho para interesar al público? ¿O se atreve a predecir si existirá algo parecido a lo que la gente imagina, y cuándo?

Intento ser muy cuidadoso para no engañar a nadie. Pero sí, ayuda a que la gente se interese por nuestro trabajo. Las cosas misteriosas gustan mucho. En cuanto a la capa, podrá llegar a existir, no como la de Harry Potter, pero sí algo para esconder a un ser humano. Eso sí, será muy gruesa y costará mucho dinero. Pero creo que será posible. La tendremos en unos diez años.

Al parecer, usted recibe correos electrónicos de niños que le preguntan por la invisibilidad.

Sí, en el colegio les encargan una redacción, buscan en Internet "Harry Potter" y allí aparece mi nombre. Entonces me escriben: "Por favor, explique con detalle". Luego copian y pegan lo que les cuento, son bastante descarados. Pero es importante explicar la ciencia a los niños.