Archivo de Público
Sábado, 2 de Mayo de 2009

Manifestación de la izquierda radical acabó en batalla campal en Berlín

EFE ·02/05/2009 - 07:46h

EFE - La policía usa cañones de agua contra los manifestantes, anche en Hamburgo (Alemania).

La manifestación del llamado Primero de Mayo Revolucionario de la izquierda radical Berlín acabó en batalla campal entre el Bloque Negro o grupos de "autónomos" y los antidisturbios, que durante horas se enfrentaron en las calles del multiétnico barrio de Kreuzberg.

Los disturbios se iniciaron al caer la tarde, tras una fiesta pacífica que había congregado a decenas de miles de personas durante todo el día, y se prolongaron hasta bien entrada la madrugada, informaron hoy fuentes policiales.

Centenares de jóvenes "autónomos", con su habitual vestimenta negra y encapuchados o enmascarados, se disgregaron de la manifestación de la izquierda, en que habían participado unas 5.000 personas, y lanzaron piedras y botellas contra los agentes.

La Policía había desplegado un contingente de unos 6.000 antidisturbios por el barrio, donde desde 1987 la jornada acaba en disturbios de mayor o menos virulencia, pero se vio sorprendida por la violencia descargada en esta ocasión por los radicales.

Ya pasada la medianoche seguían los alborotos, pese a que la Policía empleó a fondo cañones de agua a presión, mientras que por parte de los manifestantes fueron lanzados al menos dos objetos incendiarios contra las fuerzas de seguridad.

Según un balance provisional, se practicaron unas 200 detenciones y hubo numerosos heridos tanto entre los alborotadores como en la Policía.

El senador de Interior de Berlín, Ehrhart Korting, convocó una conferencia de prensa este sábado para dar un balance detallado.

En Hamburgo hubo escenas parecidas hasta entrada la madrugada en el barrio de Schanzenviertel, donde al igual que en Berlín hubo ya los primeros incidentes la víspera o Noche de Walpurgis, con un total de 48 agentes con heridas leves y 57 detenidos.

Los disturbios habían sido ya la tónica de la jornada del Primero de Mayo, donde decenas de miles de manifestantes salieron al paso a marchas de neonazis convocadas en Berlín, Ulm y otras ciudades.

En Ulm (Baviera) se registraron los más graves encontronazos entre el millar de seguidores del ultraderechista Partido Nacional Democrático Alemán (NPD) y unos 10.000 "contramanifestantes" convocados por partidos de izquierda y organizaciones cívicas.

En Dortmund (oeste del país) fueron detenidos 200 neonazis, que atacaron un acto sindical, mientras en Hannover y Maguncia (norte y oeste) unos 20.000 "contramanifestantes" expresaron su rechazo a la ultraderecha.

En Berlín, centenares de jóvenes ocuparon los andenes del metro ante la central del NPD en el barrio de Kopenick, donde habló ante un centenar de neonazis el presidente del partido, Udo Voigt.