Archivo de Público
Viernes, 1 de Mayo de 2009

Nadal y Verdasco duelo español en Roma

EFE ·01/05/2009 - 10:13h

EFE - El tenista español Rafael Nadal devuelve una bola al sueco Robin Soderling ayer, 30 de abril, durante los sencillos masculinos del torneo Masters 1.000 de Roma en el Foro Italico de Roma (Italia).

Rafael Nadal, Roger Federer y Novak Djokovic, los jugadores que copan los tres puestos más altos del olimpo del tenis, ganaron ayer con facilidad sus partidos de octavos, en una jornada en la que el argentino Juan Mónaco certificó su condición de revelación del torneo.

Los tres primeros cabezas de serie demostraron un tenis superior al del resto de jugadores. Son los tres mejores del mundo con permiso de Murray, que ayer cayó derrotado ante un sorprendente Mónaco.

Nadal arrasó al sueco Sodeling por 6-1 y 6-0 en un partido muy fácil para el mallorquín contra un jugador que no fue rival en ninguno de los aspectos del juego.

El español demostró que ha cogido ritmo y que ha viajado a Roma dispuesto a hacerse con su cuarta victoria en este Masters 1.000, que reparte 2,75 millones de euros en premios.

En cuartos de final, Nadal se enfrentará hoy a su compatriota Fernando Verdasco, que se deshizo del francés Richard Gasquet en un partido muy disputado que cayó del lado del español gracias a su fortaleza mental.

El jugador que gane ese partido será el único español que quede en el cuadro, después de que Djokovic se deshiciera con facilidad de Robredo.

Tanto Federer como Djokovic solventaron sus respectivos partidos contra Stepanek y Robredo, respectivamente, con una suficiencia que permite adivinar ya su aparición en semifinales.

El suizo, que se enfrentará al alemán Zverev en la próxima ronda, se mostró tranquilo y confiado en su juego, sabedor de que los pesos pesados del circuito no llegarán hasta después de una ronda.

La única vez que mencionó a Nadal durante la rueda de prensa posterior a su partido fue para decir que se sintió orgulloso de participar en la final a cinco sets que le ganó el mallorquín en Roma en 2006.

El suizo se mostró dominante durante su eliminatoria, pero también sus previsibles rivales en la lucha por el título.

Por ejemplo, el serbio Djokovic, ganador aquí el año pasado, que le endosó un doble 6-1 a Robredo.

El serbio no dio ninguna opción al español con un sólido juego de saque y volea que no encontró respuesta en ningún pasaje del partido.

Ni siquiera un conato de chubasco pudo romper el ritmo del serbio, que dejó en la estacada a Robredo con una facilidad que debería meter miedo al argentino Juan Martín del Potro, su rival en cuartos de final.

El argentino, número cinco del ránking ATP, tuvo más problemas de los previstos para deshacerse del suizo Wawrinka, que se vino arriba en el segundo set hasta forzar un 'tie-break' de infarto y doblegar a su rival.

Del Potro dejó las cosas claras en el último set con un juego solvente, un servicio sólido y un repertorio diverso de golpes desde el fondo de la pista, impropio de un jugador de su estatura.

Su compatriota Juan Mónaco siguió empeñado en convertirse en la revelación del torneo tras eliminar ayer al británico Andy Murray y ganar con autoridad ayer al croata Marin Cilic.

Mónaco destapó un tenis de altura desde el fondo de la pista y dominó en todo momento la situación ante un Cilic peleón que nada pudo hacer ante el buen momento del argentino.

La sorpresa del torneo, número 58 del mundo, se enfrenta hoy contra el chileno Fernando González, un jugador muy sólido sobre tierra batida que sufrió para doblegar hoy al austríaco Melzer, dotado de un buen saque pero limitado en su juego.