Archivo de Público
Viernes, 1 de Mayo de 2009

Irán, Siria y Cuba siguen en la lista negra

EEUU publica el informe sobre el terrorismo mundial en 2008

ÓSCAR SANTAMARÍA ·01/05/2009 - 08:00h

EFE / waheed khan - Los atentados, como este en Peshawar, se han convertido en algo cotidiano en Pakistán hace dos años.

Irán vuelve a encabezar la lista negra de países que patrocinan el terrorismo que elabora cada año el Gobierno estadounidense, y que completan Siria, Sudán y Cuba. La red terrorista Al Qaeda, a pesar de "seguir perdiendo apoyo", continúa siendo la principal amenaza para la seguridad internacional.

El Departamento de Estado publicó ayer su informe sobre el terrorismo en el mundo en 2008. Como viene sucediendo en los últimos años, los sospechosos habituales son Sudán, Siria, Irán y Cuba.

Venezuela sigue fuera de este grupo, aunque las autoridades norteamericanas recelan de sus amistades peligrosas con países que sí están en la lista y subrayan que "no coopera completamente" con ellas en la lucha contra esta lacra. Corea del Norte no ha vuelto a aparecer tras su salida el pasado octubre.

Este informe corresponde al año 2008; es decir, se elaboró antes de que Barack Obama jurara su cargo y moviera algunas piezas para relajar la tensión con Irán y Cuba. Tampoco refleja la nueva estrategia diseñada por el presidente respecto a Pakistán y Afganistán, que contempla redoblar la batalla contra Al Qaeda.

Precisamente sobre esto habló el miércoles por la noche en la rueda de prensa que dio para celebrar sus 100 días en la Casa Blanca. Y es que Pakistán y Afganistán centran ahora los esfuerzos antiterroristas del Gobierno. Obama dijo estar "seriamente preocupado" por la debilidad del Gobierno paquistaní y el avance talibán hacia Islamabad. En el 2008, y según el mismo informe del Departamento de Estado, el número de atentados en Pakistán se ha duplicado.

Sobre Irán y Siria, el informe señala que "no han renunciado al terrorismo" y "de forma rutinaria dan cobijo, sustanciales recursos y apoyo a organizaciones terroristas". El texto ataca especialmente a la República Islámica, a la que acusa de dar cobertura a Hizbolá, Hamás, la Yihad islámica, insurgentes chiíes en Irak, además de otros grupos en Afganistán o los Balcanes. Considera que, apoyado en su antisemitismo declarado, es la principal amenaza para la estabilidad en Oriente Próximo.

De Cuba destaca que sigue defendiendo públicamente a las FARC y deja estar en su territorio a algunos miembros de grupos terroristas, entre los que nombra a ETA.

La amenaza de Al Qaeda

Respecto a las amenazas más urgentes, el Departamento de Estado cita una vez más a Al Qaeda y sus células asociadas, aunque señala que "sigue perdiendo apoyos, tanto estructuralmente como entre la opinión pública mundial".

Los expertos indican que en 2008 ha sido capaz de reconstruir, no obstante, parte de las capacidades operativas con las que contaba antes del 11-S. También recuerda que su santuario principal sigue siendo la frontera entre Pakistán y Afganistán.