Archivo de Público
Miércoles, 28 de Noviembre de 2007

Madrid y Catalunya, las que más pagan

Cada madrileño aporta 2.302 euros más de los que recibe, y cada catalán, 1.094 euros

FERNANDO SAIZ ·28/11/2007 - 22:57h

La foto de la balanza fiscal 1991-2005 elaborada por la Fundación BBVA no depara grandes sorpresas en la comparativa entre las distintas comunidades autónomas.

Madrid y Barcelona son las que más aportan en términos netos al conjunto del sistema, mientras que las más beneficiadas son Extremadura y Asturias, además de las ciudades de Ceuta y Melilla.

Madrid es la región más rica en términos de PIB por habitante (22.024 euros le corresponden a cada madrileño), y de forma correlativa resulta ser también, y con gran diferencia, la que tiene un saldo negativo más elevado. 

Madrid aporta a la Administración Central, en la media de los quince años considerados, 7.826 euros per capita, mientras que recibe de la misma 5.524, por lo que su déficit alcanza los 2.302 euros. 

El saldo negativo de Madrid ha sido creciente desde 1991, con pequeños altibajos, y en 2005, el último ejercicio analizado, llegó a más de 3.500 euros por habitante.

Catalunya recibe igual y aporta menos 

El caso de Catalunya es algo distinto. Recibe más o menos el mismo dinero por habitante que la comunidad madrileña  (5.660 euros), pero su contribución es claramente inferior  (6.754), con lo que su saldo negativo resulta ser de 1.094 euros. 

Además, se da la circunstancia de que Cataluya es la segunda comunidad que más aporta, pese a que es sólo la cuarta en términos de PIB por habitante. Esta asimetría se debe a que tanto País Vasco como Navarra, que la superan en riqueza, son beneficiarias netas del sistema, por las peculiaridades de sus regímenes forales.

En los últimos quince años, la comunidad catalana siempre ha sido deficitaria, pero su trayectoria es mucho más irregular que la de Madrid. Hasta 1998 estuvo casi siempre por debajo de los mil euros de saldo negativo per capita, y su desequilibrio se dispara a partir de 1999, hasta alcanzar un máximo de 1.620 euros en 2002.

Baleares tiene también un saldo negativo medio consistente (en los quince años que examina el estudio siempre ha aportado en términos netos a las arcas del Estado), mientras Valencia prácticamente empata (su déficit es de 37 euros por habitante). En los últimos años, sin embargo, la Comunidad Valenciana viene registrando saldos negativos sostenidos, lo que hace pensar que es ya estructuralmente un contribuyente neto.

También llevan ese mismo camino La Rioja, que en 2004 y 2005 tuvo déficit, y Murcia, que se estrenó con saldo negativo en 2005. En el otro extremo de la balanza fiscal, el de los mayores beneficiarios netos, sí se constatan algunas situaciones llamativas. Es lógico que Extremadura sea la principal receptora de fondos netos, dada su poca riqueza relativa. En cambio, Andalucía, cuyo PIB per capita es sólo algo más alto que el extremeño, recibe en comparación bastante menos.