Archivo de Público
Lunes, 27 de Abril de 2009

El Banco Popular cerrará 300 sucursales antes de 2010

Descarta ampliar capital pero estudia emitir entre 800 y 1.000 millones en preferentes para elevar recursos propios de calidad al 9%

EUROPA PRESS ·27/04/2009 - 16:02h

GABRIEL PECOT - Una señora pasa por una sucursal del Banco Popular en Madrid.

El consejero delegado del Banco Popular, Roberto Higuera, afirmó hoy que el banco cerrará hasta 300 sucursales entre este año y el próximo para avanzar en la reducción de costes y ganar en eficiencia, anticipándose a las recomendaciones realizadas por el Banco de España sobre la necesidad de depurar el exceso de capacidad instalada para superar la crisis.

En la rueda de prensa para presentar los resultados trimestrales de la entidad, Higuera puntualizó que el banco ha eliminado 70 oficinas durante el primer trimestre de 2009 y prevé cerrar un total de 150 sucursales este año y otras tantas en 2010. Además, pronosticó que el resto de bancos tendrán que seguir la senda dibujada por la institución que dirige Miguel Angel Fernández Ordóñez.

Sobre la repercusión del cierre de sucursales sobre el empleo, Higuera dijo que la disminución del número de trabajadores será "vegetativa", ya que el objetivo del Popular es defender el empleo estable, por lo que incidirá en eliminar las contrataciones temporales, como la de la campaña de verano, y no repondrá las bajas que se produzcan.

Estudian emitir entre 800 y 1.000 millones en preferentes para elevar recursos propios de calidad al 9%

Higuera especificó que el cierre de 70 oficinas ha supuesto una reducción de 114 empleados, pero eludió pronosticar cuántos trabajadores se podrían ver afectados por el cierre de otras 300 en dos años. "Trasladamos los empleados y los clientes y mejoramos la calidad del servicio, no prejubilamos anticipadamente a nadie", respondió el ejecutivo ante las insistentes preguntas sobre cómo reducirá el Popular su plantilla.

Higuera hizo hincapié en la necesidad de ser "ágiles" en el cierre de sucursales para ajustarse al nuevo ciclo económico con menores costes y más eficiencia, línea que la entidad que preside Angel Ron llevará a cabo de forma "ordenada" y al mismo tiempo que avanza en incrementar la productividad.

Descarta ampliar capital y comprar

Por otro lado, avanzó que el banco descarta de plano realizar una ampliación de capital tanto privada como pública, pero indicó que contempla una nueva emisión de participaciones preferentes para reforzar su capital que podría elevar el nivel de recursos propios de gran calidad desde el 7% actual hasta el 9% a lo largo del presente ejercicio.

Higuera agregó que dicha operación podría concretarse a lo largo de la segunda mitad del año, y que el importe podría situarse entre 800 y 1.000 millones de euros, cantidad que se sumaría a la emisión de preferentes por 400 millones de euros colocada entre clientes minoristas y que estuvo "muy supervisada" por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Millones en activos millonarios

Por otro lado, calculó que el Popular cuenta con una cartera inmobiliaria procedente de promociones por valor de 2.000 millones de euros, de la que "no tiene prisa" por desprenderse, ya que su coste de mantenimiento en la actualidad es barato, gracias a los bajos tipos de interés que, previsiblemente, se mantendrán en estos niveles durante una temporada.

Según Higuera, el banco cuenta con un recorrido muy importante para absorber bajadas de precio de inmuebles, de hasta el 45%, a lo que se une la futura recuperación del mercado. "Lo que queremos es maximizar el beneficio, aunque estemos vendiendo selectivamente a determinados colectivos en condiciones preferentes", indicó. "Podemos ganar mucho dinero (con los activos inmobiliarios) -vaticinó- aunque hay que tener paciencia y no vender demasiado deprisa".